EconomiaEU_fotoArteFR

28 de julio 2022 | 8:00 am

Advertisement

El segundo trimestre del año representó para la economía de Estados Unidos un camino en el que se perfila a un escenario recesivo.

De acuerdo con la primera estimación de la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de la Unión Americana, el Producto Interno Bruto (PIB) del país vecino del norte registró una caída de 0.9% a tasa anualizada, con ajuste estacionario, en el periodo abril-junio del 2022.

Puedes leer: ¿Qué ha aprendido EU de las recesiones?

Esta disminución es la segunda de forma consecutiva, tras la baja de 1.6% en el primer trimestre, dando como resultado una fase recesiva de la economía más grande del mundo.

Inflación alcanza su mayor nivel desde 1981

Esta disminución del PIB se da en medio de un panorama en que la inflación anual de Estados Unidos se mantiene en su nivel más alto en los últimos 40 años. 

De acuerdo con el Departamento del Trabajo de la Unión Americana, el Índice de Precios al Consumidor del país vecino del norte aumentó 9.1% anual en el sexto mes del 2022, el mayor ascenso desde noviembre de 1981, cuando se colocó en 9.6%.

El crecimiento de los precios a los hogares estadounidense fue generalizado, aunque los índices de gasolina, vivienda y alimentos fueron los más grandes contribuyentes.

Y justo con esta inflación, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió aumentar por segunda vez en 75 puntos base (pb) la tasa de referencia.

Con el incremento, el rango de la tasa de referencia se ubicó entre 2.25% a 2.50%, señaló el banco central que preside Jerome Powell.

Comercio minorista, a la baja

Por sector, la disminución del PIB derivó de caídas en inversión privada en inventario, inversión fija residencial y no residencial y gasto de los gobiernos federal, estatal y local.

Mientras los aumentos se dieron en exportaciones y consumo privado. Las importaciones, que son una resta en el cálculo del PIB, aumentaron.

El descenso en la inversión privada en inventario privado fue por una baja en el comercio minorista, principalmente tiendas de mercadería general y concesionarios de vehículos motorizados.

La caída de 14.0% de la inversión fija residencial se refiere al desplome en el rubro de otras estructuras, específicamente a las comisiones de los corredores.

Venta de petróleo 

En tanto, la contracción de 3.2% del gasto del gobierno federal en el segundo trimestre del año se debió a un aumento de 2.5% en defensa nacional y a una disminución de 10.5% en el gasto no relacionado con la defensa nacional.

En este último rubro se reflejó la venta de crudo de la Reserva Estratégica de Petróleo, que responde ante interrupciones en el suministro global, como las actuales por la invasión rusa en Ucrania (como el petróleo vendido por el gobierno ingresa a inventarios privados, no hay un efecto neto directo sobre el PIB).

Por su parte, la variación negativa de 0.1% en inversión fija no residencial fue por descensos en estructuras (11.7%) y equipos (2.7%), frente a un aumento de 9.2% en productos de propiedad intelectual.

El lado positivo

Del lado positivo del resultado del PIB se encuentra el alza de 18.0% de las exportaciones, destacando las ventas de suministros y materiales industriales.

Por último, el consumo privado, principal componente de la economía estadounidense, creció 1.0%, destacando el ascenso de 4.1% en servicios (liderados por servicios de alimentación y alojamiento, así como atención médica), que compensó la caída de 4.4% en bienes.