10 de junio 2022 | 5:00 am

El permiso que pedirá la Unión Europea para que los mexicanos ingresen a las naciones miembros a partir de 2023 no afectará la afluencia de visitantes, aunque podría denotar un deterioro en la percepción de seguridad que se tiene sobre los turistas provenientes del país.

La Delegación de la Unión Europea en México explicó en un comunicado que desde 2018 se anunció el proyecto para establecer el Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS) para reforzar los controles sobre las personas que viajan sin visa a los países del espacio Schengen.

Puedes leer: Mexicanos no necesitan visa para ir a países de la UE 

Tras un periodo transicional, se prevé que los visitantes de entre 18 y 70 años provenientes de países exentos de visado, entre ellos México, tendrán que tramitar la autorización, con un costo de siete euros (alrededor de 147 pesos), mediante un sitio web oficial.

Pese a ser un requisito adicional para los viajeros, la medida no tendrá un impacto en la cantidad de turistas que viajan a Europa, coincidieron especialistas.

Va a agilizar el trámite en migración en todo el espacio Schengen y no va a afectar sustantivamente al turismo o el tráfico de viajeros que ya existe. Nosotros estamos muy lejos de Europa y pagar un vuelo allá implica cierta inversión, la gente que va de vacaciones a Europa pertenece a un grupo con cierto poder adquisitivo

explicó  Carlos Cordero, coordinador de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

De los 15 millones 834,886 pasajeros que se transportaron entre México y el resto del mundo en el primer cuatrimestre del año 1.5% lo hizo a Europa, siendo la segunda región con mayor tráfico, aunque muy por debajo de Norteamérica, de acuerdo con datos de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC).

Los destinos europeos con mayor tráfico de pasajeros son España, Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda y Turquía.

Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, mencionó que el flujo de visitantes está más determinado por otros factores.

 El tipo de cambio es una variable clave, ya estando en el destino el costo de vida, eso junto con variables de empleo tendría mayor afectación en un momento dado

 dijo.

Percepción de seguridad

La medida impuesta por la Unión Europea es una medida de control que incrementa la seguridad al permitir ‘fichar’ a los viajeros antes de su llegada, consideró Carlos Cordero.

“Es positivo para los europeos, para los mexicanos esto se impone a partir de que debe haber aumentado la actividad irregular e ilegal de mexicanos en Europa, cuando pasó esto en Canadá hubo un momento de una migración desmedida de mexicanos entonces impuso la visa, luego la quitó y dejó el permiso”, comentó el internacionalista. 

Para Leticia Armenta la nueva disposición no apunta a una nacionalidad específica, sino que aplica a más de 60 países exentos de visa, por lo que es una medida más general.

Advertisement