10 de agosto 2020 | 3:14 pm

El uso de cubrebocas se volvió obligatorio desde este lunes en zonas muy frecuentados de París gracias a una medida adoptada en otras ciudades europeas que busca frenar un rebrote de coronavirus en plena ola de calor.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a gobiernos y ciudadanos del mundo colaboración para erradicar la pandemia.

Los habitantes y los visitantes de la capital francesa deben llevar cubrebocas cuando paseen por los muelles del Sena, el turístico barrio de Montmartre y calles peatonales muy comerciales como la rue Mouffetard, detrás del Panteón, en el Barrio Latino de París.

“¡En esta calle se lleva, en esta otra no! ¿Se piensan que tenemos un plano de París en la cabeza? Y los pobres turistas, encima que no hay muchos, ¡no van a entender nada!”, critica Didier, en un bar de la rue Faubourg Saint-Denis.

Durante un plazo inicial de un mes, se pretende evitar una segunda ola de coronavirus que podría tener efectos devastadores para la economía de Francia.

Antes de París, otras ciudades francesas habían tomado en los últimos días la misma decisión, así como en algunos lugares de España, Bélgica o Rumanía.

Esta medida responde a las recomendaciones de la OMS.

El director del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, instó este lunes a los gobiernos y a los ciudadanos a que colaboren para “erradicar” la transmisión del Sars-CoV-2, que ha infectado a casi 20 millones de personas y ha matado a cerca de 750,000 en el mundo.

“Detrás de estas estadísticas hay mucho dolor, sufrimiento”, dijo Tedros.

“Muchos de ustedes se encuentran en duelo, es un momento difícil para el mundo. Pero quiero ser claro, hay esperanza y (…) nunca es demasiado tarde para revertir la epidemia”. Sin embargo, para ello “los dirigentes deben movilizarse para actuar y los ciudadanos deben adoptar nuevas medidas”, dijo.

Por su parte, la Agencia Europea encargada de las enfermedades infecciosas, instó a los países a “reinstaurar algunas medidas” para prevenir un rebrote “real” de COVID-19.

“Aunque muchos países diagnostican ahora a los pacientes con casos ligeros, incluso asintomáticos, lo que aumenta el número de casos registrados, observamos un real recrudecimiento de caso en muchos países que están relacionados con la flexibilización de las medidas de distanciamiento social”, asegura la agencia con sede en Estocolmo.

Italia, que había controlado la propagación, está preocupada por la situación de sus vecinos europeos. “Francia, España, Balcanes: Italia está rodeada por los contagios”, alertó este lunes el diario Corriere della Sera.

La península registró el domingo dos muertos, el menor número desde el 21 de febrero. Aunque el número de casos aumenta, la situación parece controlada, según las autoridades.

Mientras tanto, en Alemania, decenas de miles de niños regresan a colegio en cuatro Estados. En Berlín, alumnos y profesores llevaban cubrebocas, salvo en el patio de recreo.

“Genocidio” en un Brasil sin cubrebocas

Brasil, el segundo país más afectado por detrás de Estados Unidos, superó los 100,000 muertos el domingo y los mensajes de solidaridad con las familias enlutadas se multiplicaron en las redes sociales junto a críticas contra el gobierno.

“Brasil está de luto. Un genocidio provocado por un gobierno de incompetentes e irresponsables”, dijo Ciro Gomes, tercero en la elección presidencial de 2018 y representante del Partido Demócrata Laborista.

Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado con cerca de 163,000 muertos y cinco millones de infectados.

Más allá de la crisis sanitaria sin precedentes, la epidemia ha golpeado a la economía mundial y recrudecido la fractura y las desigualdades sociales y ha alterado los calendarios culturales y deportivos.

Las 24 horas de Le Mans se realizarán sin público los días 19 y 20 de septiembre, tras ser reportada de sus fechas iniciales el 13 y el 14 de junio.

Por su parte, las autoridades alemanas rechazaron el regreso de público a los estadios de fútbol, calificando esta posibilidad de “mala señal” mientras hay un recrudecimiento de la pandemia de coronavirus.

En cambio, en Italia, la industria de los cruceros anunció la reanudación de sus actividades a partir del 16 de agosto.