15 de septiembre 2020 | 12:20 pm

La Organización Mundial del Comercio (OMC) dijo que los aranceles impuestos por Estados Unidos a los productos de origen chino, violan las reglas internacionales.

Tres expertos comerciales señalaron en un panel que Estados Unidos violó las normas internacionales cuando impuso aranceles a los productos chinos en 2018, y que Washington no había justificado por qué los aranceles impuestos tras una investigación de la Sección 301 contra China eran una excepción a sus obligaciones.

Más tarde, el gobierno de Trump respondió a la organización, calificándola como incapaz de detener a China.

“(El informe de la OMC) confirma lo que el gobierno de Trump ha dicho desde hace cuatro años: La OMC es totalmente inadecuada para detener las prácticas tecnológicas de China”, respondió la oficina del representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer.

La OMC deliberó acerca de un caso enviado por China en 2018 sobre tasas aduaneras que Estados Unidos impuso a diversos bienes chinos.

Durante casi dos años, hasta el anuncio de un acuerdo realizado en enero, Lighthizer condujo una guerra comercial contra China, con una ola de anuncios sobre la subida de aranceles sobre más de 550,000 millones de dólares de exportaciones chinas. El país asiático respondió con medidas similares.

Si bien el fallo de la organización refuerza los dichos de Pekín de que la guerra comercial de Trump eludió las reglas de comercio internacional, Washington puede vetar efectivamente la decisión al presentar una apelación en cualquier momento durante los próximos 60 días.

Eso se debe a que la administración Trump paralizó el órgano de apelación de la OMC, una táctica que la ha dejado sin armas al principal árbitro comercian en el mundo.

En enero de este año, ambos países firmaron un acuerdo bilateral que permitió una tregua en el conflicto entre las dos mayores economías del mundo que llevó al mundo a una época de incertidumbre.

“Es importante destacar que el informe no tiene ningún efecto en el histórico acuerdo de Fase Uno entre Estados Unidos y China, que incluye nuevos compromisos de China para impedir el robo de tecnología estadounidense”, subrayó Robert Lighthizer.

Con información de AFP