18 de junio 2019 | 7:59 am

Actualización 14:44 

Un juez brasileño otorgó este martes protección por bancarrota al grupo de ingeniería Odebrecht, iniciando el proceso para la reestructuración de su deuda por 51,000 millones de reales (unos 13,000 millones de dólares).

Odebrecht, en el centro de un escándalo por corrupción que se extendió por América Latina, solicitó protección por bancarrota el lunes, comenzando una de las mayores reestructuraciones de deuda en la corte en Latinoamérica.

El juez de quiebras de Sao Paulo João de Oliveira Rodrigues designó a la firma Alvarez & Marsal como administrador de la corte para Odebrecht y le dio a la compañía 60 días para presentar un plan de reestructuración para ser aprobado por los acreedores.

Rodrigues dictaminó que los acreedores no pueden vender acciones en tres unidades de la firma, que fueron comprometidas como colateral (garantía).

Odebrecht solicitó la medida el lunes, asegurando que sus participaciones en la petroquímica Braskem SA , la empresa de perforación costa afuera Ocyan SA y la unidad de etanol Atvos son esenciales para la reestructuración.

Entre los principales acreedores de Odebrecht se encuentran seis bancos y un fondo de inversión, con un total de 33,000 millones de reales en deuda con Banco Bradesco SA, Itaú Unibanco Holding SA y Banco Santander Brasil SA , además de los bancos estatales Banco do Brasil SA , Caixa Econômica Federal y BNDES.

Odebrecht dijo que 14,500 millones de reales de su deuda a bancos están vinculadas a acciones como garantía, por lo que no están sujetas a la reestructuración en la corte.

La declaración de bancarrota se produce tras años de complicaciones para Odebrecht.

En un comunicado, el lunes la compañía afirmó que la protección por bancarrota era la mejor forma de concluir con su reestructuración de deuda cuando los acreedores buscar incautar los activos comprometidos como garantía para préstamos impagos.