nancy-pelosi-taiwan-china

2 de agosto 2022 | 11:03 am

Advertisement

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, llegó a Taiwán a última hora del martes, iniciando una visita que Pekín le había advertido que no hiciera, diciendo que socavaría las relaciones chino-estadounidenses.

Pelosi está realizando una gira por Asia que incluye visitas anunciadas a Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón.

China reclama como propio Taiwán y un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo a principios de semana que una visita de Pelosi sería “una burda interferencia en los asuntos internos de China”.

Leer más: Wall Street cae; inversionistas sopesan las tensiones en China

China promete acciones militares en respuesta a visita de Pelosi

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China condenó el martes la visita a China de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, afirmando que perjudica gravemente la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.

En un comunicado emitido justo después de su llegada a Taipei a última hora del martes, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China dijo que la visita de Pelosi afecta gravemente a los fundamentos políticos de las relaciones entre China y Estados Unidos.

En tanto, medios de prensa estatales reportaron que los militares chinos realizarán ejercicios cerca de Taiwán entre el 4 y el 7 de septiembre.

Visita de Pelosi en Taiwán amenaza la “estabilidad”

Por su parte, el embajador chino ante la ONU, Zhang Hun, calificó la visita como “muy peligrosa, muy provocadora”, en declaraciones a periodistas.

Si Estados Unidos insiste en hacer la visita, China tomará medidas firmes y fuertes para salvaguardar nuestra soberanía e integridad territorial

agregó.

Según Kirby, China “parece estar tomando posiciones para dar potencialmente un paso más en los próximos días”.

Esto “podría incluir provocaciones militares como disparar misiles en el Estrecho de Taiwán o alrededor de Taiwán” o “entradas aéreas a gran escala” en la zona de defensa aérea de la isla, afirmó.

Puedes leer: ¿Cómo les fue a las bolsas de LATAM en julio?

Taiwán, un polvorín

Esta isla de 23 millones de habitantes convive con el temor de una invasión, pero esta amenaza se ha intensificado durante la presidencia de Xi Jinping.

Estados Unidos mantiene desde 1979, cuando estableció relaciones con Pekín, una “ambigüedad estratégica” hacia Taiwán: una política deliberadamente opaca bajo la cual se abstiene de indicar claramente en qué circunstancias intervendría militarmente para defender la isla.

Además, en el plano diplomático reconoce a Pekín y no a Taipéi, pero respalda al gobierno democrático de Taiwán y se opone a un cambio por la fuerza en el estatuto de la isla.

Los políticos estadounidenses suelen visitar discretamente Taiwán, pero un desplazamiento de Pelosi marcaría un hito desde la última visita de un líder de la Cámara de Representantes en 1997.

La importancia de la visita radica en que, por su cargo, Pelosi es el tercer puesto de representación más importante de Estados Unidos, después del presidente y la vicepresidenta.

China considera a Taiwán como una provincia que aún no ha conseguido reunificar con el resto de su territorio desde el final de la guerra civil y evoca reiteradamente la posibilidad de recuperarla, por la fuerza de ser necesario.

El gobierno chino se opone a cualquier iniciativa que otorgue legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas.

Leer más: Nancy Pelosi apuesta por Tesla en el mercado de valores

Con información de AFP y Reuters