10 de agosto 2020 | 2:38 pm

El gobierno de Hong Kong arrestó este lunes a dos opositores: el magnate de la prensa hongkonesa Jimmy Lai y la destacada figura pro-democracia Agnes Chow, en aplicación de la controvertida ley de seguridad nacional impuesta por Pekín a esta excolonia británica.

El multimillonario fue detenido bajo sospecha de connivencia con fuerzas extranjeras, uno de los delitos contemplados en la nueva ley que entró en vigencia a fines de junio, así como de fraude.

China celebró oficialmente al arresto.

“Estos agitadores anti-chinos en concertación con fuerzas extranjeras han puesto gravemente en peligro la seguridad nacional (…) Jimmy Lai es uno de sus representantes”, señaló en un comunicado la oficina china responsable de controlar la situación en Hong Kong y Macao.

Agnes Chow, por su parte, fue detenida en el marco de la misma ley, según una fuente policial.

“Agnes Chow fue detenida por cargos de ‘incitación a la secesión’ en virtud la ley de seguridad nacional”, se puede leer en la cuenta de Facebook de la reconocida activista.

Según la fuente policial, diez personas fueron detenidas este lunes.

Entre ellos figuran dos de los hijos de Lai, y Wilson Li, quien afirma ser camarógrafo independiente que trabaja para el canal de televisión británico ITV News.

Considerada por muchos como una respuesta de Pekín a los meses de manifestaciones prodemocracia que sacudieron el territorio semiautónomo en 2019, la ley de seguridad nacional da a las autoridades de Hong Kong nuevos poderes para reprimir cuatro tipos de delitos contra la seguridad del Estado: la subversión, el separatismo, el terrorismo y la colusión con fuerzas exteriores.

La tensiones entre Hong Kong y Estados Unidos

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, se dijo el lunes “profundamente preocupado” por el arresto de Jimmy Lai.

Su detención es “una prueba más de que el PCCh (Partido Comunista Chino) ha eviscerado las libertades de Hong Kong y erosionado los derechos de su pueblo”, añadió.

Por su parte, el senador Marco Rubio reaccionó a su inclusión en una lista negra de Pekín junto a otro diez altos cargos del país norteamericano. “El mes pasado China me puso en la lista negra. Hoy me sancionaron…”, tuiteó.

También la Unión Europea denunció este lunes el recurso a esta ley para “sofocar la libertad de expresión”.

¿Quién es Jimmy Lai?

Jimmy Lai es dueño de dos publicaciones abiertamente prodemocracia y críticas con el gobierno de Pekín, el diario Apple Daily y la revista Next Magazine.

A última hora de la mañana, 200 policías se presentaron en la sede del grupo de prensa, en una zona industrial del barrio de Lohas Park (sureste).

Periodistas del Apple Daily retransmitieron en directo en Facebook las imágenes del allanamiento, en las que aparece el redactor jefe del periódico, Law Wai-kwong, pidiéndole a los policías su orden de registro.

Los policías ordenaron a los periodistas que se levantaran y se alinearan para un control de identidad, mientras que otros agentes registraban la redacción. Lai fue llevado esposado.

Chris Yeung, presidente de la Asociación de Periodistas hongkoneses, calificó a este operativo de “impactante y aterrador”. “Esto no tiene precedentes, y era inimaginable hace uno o dos meses”, dijo a la AFP.

Law, por su parte, envió una nota a sus periodistas en el que les pide permanecer en sus puestos de trabajo para permitir la salida de la próxima edición del diario, a pesar del operativo policial y las detenciones.

Chris Patten, último gobernador británico de Hong Kong, acusó a las autoridades de llevar a cabo “el asalto más escandaloso posible sobre lo que queda de la prensa libre en Hong Kong”.

La acción de Next Digital cerró en baja de más de 180% en la bolsa de Hong Kong, su nivel más bajo desde junio de 2019, mientras que sus simpatizantes lanzaban pedidos en línea para apoyar a la empresa.

Pocos hongkoneses provocan tanto malestar en Pekín como Lai, a quienes los medios estatales chinos califican de “traidor”, acusándole de haber instigado la movilización de protestas de 2019.

El lunes por la tarde, un pequeño grupo de militantes pro-Pekín descorchó champán frente a las oficinas de Lai.

Las acusaciones de colusión con una potencia extranjera se acentuaron el año pasado, cuando Lai se reunió con el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, y con el vicepresidente Mike Pence.