9 de agosto 2022 | 2:32 pm

Advertisement

Además de la pandemia de COVID-19 y los crecientes casos de viruela del mono, un estudio científico reveló que en dos provincias chinas se detectaron 35 casos de un virus de origen animal del tipo henipavirus.

Los casos hallados en Shandong y Henan no son graves, hasta el momento, y fueron detectados debido a una prueba que se le aplicó a una serie de personas que mostraban síntomas similares a los del COVID-19.

De acuerdo con un artículo publicado en New England Journal of Medicine, las personas que presentaron el virus mantuvieron un contacto reciente con animales. Actualmente no existe alguna vacuna o tratamiento para atacar al virus.

Te puede interesar: OMS pide a países que se aumente la vigilancia sobre viruela del mono 

Los principales síntomas

La sintomatología de esta enfermedad es similar a la presentada en los pacientes que tienen COVID-19, por ejemplo: fiebre, cansancio, tos, pérdida de apetito, dolores de cabeza y musculares y náuseas.

El estudio reveló que en 26 de los 35 contagiados de henipavirus también hubo presencia de irritabilidad y vómitos.

Los científicos destacaron que aún se desconoce si la enfermedad puede ser transferida de persona a persona.

Conoce más: BioNTech y Pfizer trabajan en nueva vacuna contra COVID-19 tras no cumplir con expectativas de crecimiento 

¿De dónde viene el henipavirus?

El henipavirus es una de las principales causas emergentes del salto de enfermedades de animal a humano en la región de Asia-Pacífico, según reporta el portal The Paper.

Uno de los animales que podría ser el principal portador es el murciélago de fruta. De acuerdo cone studios, es huésped natural de dos hepinavirus conocidos: el virus hendra (HeV) y el nipah (NiV). 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el portador del virus hendra puede presentar desde infecciones asintomáticas hasta infecciones respiratorias agudas y encefalitis graves. 

La tasa de mortalidad para quienes portan el virus está entre el 40% y 70%, según el manejo clínico que se le dé y las capacidades de investigación epidemiológica de la zona en donde se ubica el paciente.

Con información de EFE