Brexit, Theresa May

17 de enero 2019 | 11:02 am

Advertisement

Mucho se ha hablado de los efectos que sufrirá el Reino Unido si se lleva a cabo un Brexit sin un acuerdo con la Unión Europea, incluidos los pronósticos de Deutsche Bank de una recesión de al menos dos años y medio, pero los países miembros tampoco se salvarían de los impactos.

El resto de la UE perdería medio punto porcentual de producción económica, advirtió el presidente ejecutivo de Deutsche Bank, Christian Sewing.

Líderes empresariales de Gran Bretaña y de otros países han advertido además de catastróficas pérdidas de empleos y caos en los puertos si el país no se establece un marco de referencia para su salida, actualmente programada para el 29 de marzo, lo que elevaba la presión sobre los políticos para ofrecer claridad.

Los legisladores británicos rechazaron el pasado martes un acuerdo para el Brexit que habría garantizado un comercio libre de aranceles y resguardado las cadenas de suministro transfronterizas.

Ahora, el Parlamento británico debatirá y votará el 29 de enero el “plan B” de la primera ministra Theresa May sobre el Brexit, dijo este jueves la líder de la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom.

May dio a conocer que no acudirá a la reunión del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en Davos, que se llevará a cabo la próxima semana para continuar las negociaciones con los legisladores.

Desde el operador del Eurotúnel hasta los destiladores de whisky escoceses solicitaron medidas gubernamentales urgentes y decididas y advirtieron sobre las consecuencias de un Brexit sin un acuerdo con la Unión Europea.

Automotrices ‘calientan motores’

Las automotrices, que desde hace meses se han estado preparando para una posible salida sin acuerdo, sienten la incertidumbre.

“Ford sigue considerando una salida sin acuerdo como el resultado menos probable dado lo dañino que sería, pero reconocemos que la situación es altamente incierta después de la votación”, dijo el presidente financiero del fabricante estadounidense de automóviles, Bob Shanks.

Volkswagen también explicó, en una respuesta por correo electrónico a una pregunta sobre sus planes en el Reino Unido, que ha hecho una provisión adicional para el almacenamiento de vehículos nuevos en y cerca de sus centros de importación y otra para el almacenamiento de partes.


Las empresas de transporte y logística pronosticaron un caos fronterizo

El director de la firma de transporte de carga DSV, Jens Bjorn Andersen dijo que controlar en aduana cada camión que cruza el Canal de la Mancha puede provocar atascos de 130 kilómetros.

La empresa Dover maneja el 17% del comercio de bienes del Reino Unido, con hasta 10,000 camiones por día que transportan desde alimentos hasta medicamentos.

La asociación de la industria química y farmacéutica de Alemania solicitó soluciones provisionales, en particular para garantizar el suministro de medicamentos.

“Un Brexit desordenado crearía una situación tan compleja que es imposible para las compañías prepararse para todas las eventualidades”, dijo el presidente ejecutivo de la VCI, Utz Tillmann.

 

‘Dependemos del comercio’


El ministro de Hacienda de Bélgica pidió a las compañías belgas que intensificaran sus planes, pues las cifras muestran que solo uno de cada cinco tiene listos arreglos aduaneros para su comercio con Gran Bretaña.

“Ya sea en la industria manufacturera, en la agricultura o en los servicios, dependemos del comercio. No tenemos una enorme economía local. La razón por la que un Brexit sin acuerdo es tan aterrador es porque los aranceles para todo son altamente punitivos en la OMC”, dijo Andrew Jackson, jefe de renta fija de la administradora de fondos Hermes Investment Management.

John Allan, presidente de la Confederación de la Industria Británica y del grupo de supermercados Tesco, dijo a BBC Radio que aquellos que piensan que pueden renegociar las relaciones comerciales de la UE desde cero viven en un mundo de fantasía.

Francia no se espera

Francia ya pone en marcha un “plan vinculado a un Brexit sin acuerdo” para enfrentar la eventualidad “cada vez menos improbable” de una salida, declaró el primer ministro francés, Edouard Philippe.

“La responsabilidad del gobierno es que nuestro país esté preparado, que los intereses de nuestros conciudadanos estén preservados y defendidos”, agregó el jefe de gobierno.

El plan, preparado desde abril de 2018, incluye “medidas legislativas y medidas jurídicas que apuntan a que no haya interrupción de los derechos y que los derechos de nuestros ciudadanos o de nuestras empresas sean efectivamente protegidos”, explicó Philippe al término de una reunión con varios ministros. La ley debe ser aprobada este jueves por el Senado.

Con información de Reuters y AFP

Advertisement