3 de abril 2019 | 3:01 pm

Ciudadanos de Chicago eligieron el martes a Lori Lightfoot como alcaldesa de la ciudad.  ¿Lo diferente? Se trata de la primer mujer afroamericana y abiertamente homosexual en tener este puesto.

La victoria de Lightfoot fue tan rápida como improbable, apenas dos meses después de encontrarse en el noveno lugar en un campo primario de 15 candidatos.

Lightfoot -que ganó con 74% de votos- es una exfiscal federal y abogada en ejercicio de 56 años que nunca antes había desempeñado un cargo electo.

Originaria de Ohio, Lightfoot es hija de un hombre que padecía de sordera y trabajaba como conserje y de una mujer que trabajaba como cuidadora.

Tuvo que enfrentarse al arresto de su hermano -quien representaba la figura que ella más idolatraba- luego de que robara un banco y estuviera años en prisión, lo cual, indicó al Chicago Suntimes, marcó un giro en su vida.

A pesar de las dificultades económicas, Lightfoot obtuvo una beca completa y se graduó con honores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago.

Una vez egresada se incorporó como socia en Mayer Brown, una firma de abogados global donde llegó a percibir hasta un millón de dólares al año.

Trabajó en casos para poderosos republicanos como Henry Hyde y Dennis Hastert en asuntos de redistribución de distritos, contra los afroamericanos que demandan por discriminación racial, en nombre de los casinos, las aerolíneas y otros clientes de la firma multinacional.

Abandonó la empresa en 1990 para ir a la oficina de abogados de los Estados Unidos enjuiciando los casos de drogas.

Fue electa para dirigir la Oficina de Compras de la ciudad en 2005.

Entre los temas relevantes, la ahora alcaldesa se encuentra a favor de la legalización de la marihuana con fines recreativos y la regulación de armas.

Lightfoot se enfrenta ahora a un déficit presupuestario de 500 millones de dólares y debe encontrar 1 millón de dólares en nuevos ingresos o recortar gastos de la ciudad para poder cumplir con los altos pagos de pensión.

De las 307 ciudades estadounidenses con 100,000 o más personas, solo 13 tienen a mujeres negras como alcaldes, contando Lightfoot.

 

Advertisement