fbpx
Alexandria Ocasio Cortez

Reuters

6 de febrero 2019 | 5:13 pm

A un mes de constituido el nuevo Congreso de Estados Unidos, los cabilderos del sector financiero en Washington ya diseñan estrategias para manejar el poder mediático de la novata legisladora demócrata: Alexandria Ocasio-Cortez.

La organización Socialistas Demócratas de América y los críticos de Wall Street se unieron al Comité de 60 miembros de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes a mediados de enero, quienes junto con más de una docena de cabilderos entrevistados por Reuters, aseguran que la activista de 29 años y exbarman cuenta con un perfil demasiado como para ser ignorada. 

El director ejecutivo de la Asociación de Banqueros del Consumidor, Richard Hunt,  dijo que no se había encontrado con un legislador como Ocasio-Cortez en más de 20 años en Washington. “Ella tiene la capacidad de influir, a diferencia de muchos otros legisladores en su primer año”, señaló. 

Ocasio-Cortez, la mujer más joven en servir en el Congreso, se ha convertido en un fenómeno de las redes sociales con sus publicaciones y transmisiones en vivo, donde aborda temas que van desde el cambio climático hasta consejos para el cuidado de la piel que atraen a millones de seguidores en Twitter e Instagram.

La nativa de Nueva York ha demostrado ser experta en usar el humor para explicar conceptos complejos o reprender a los oponentes, a menudo mientras prepara la cena o sale con su pijama. Un video de la legisladora bailando fuera de su oficina del Congreso el mes pasado se ha visto más de 21 millones de veces.

Especialista en economía y autodenominada “nerd de la ciencia”, Ocasio-Cortez ha hecho una campaña sobre temas que la han puesto en desacuerdo con la industria financiera, incluida la separación de la banca comercial y de inversión, la división de grandes bancos y el perdón de la deuda estudiantil.

Un aspecto central de su campaña ha sido el rechazo de los dólares algunas corporaciones destinan al proselitismo de sus candidatos favoritos, con lo que cerró una avenida tradicional para el acceso de la industria a la influencia en el Capitolio.

Ahora, los cabilderos temen que su plataforma ampliada ayude a la legisladora junior de primer término a poner sus ideas en la corriente principal y están tratando de encontrar la mejor manera de responder.

Los cabilderos que representan a los grandes bancos, como JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America, Wells Fargo y Morgan Stanley, los cuales han adoptado causas progresivas como la diversidad, la inclusión, el control de armas o los salarios por encima del mínimo, quieren impulsar estas credenciales.

También quieren destacar cómo emplean a miles de personas en el distrito de Ocasio-Cortez en Queens y el Bronx, dijeron.

Mientras tanto, las empresas más pequeñas y medianas quieren distanciarse de los titanes de Wall Street y enfatizar su papel crítico como prestamistas comunitarios.

Varios cabilderos financieros señalan que carece de experiencia en servicios financieros y que estaban dispuestos a reunirse con Ocasio-Cortez para explicar sus problemas y modelos de negocios.

El vicepresidente ejecutivo de Independent Community Bankers of America (ICBA), Paul Merski, aseguró que el grupo se había contactado con la oficina de la legisladora y esperaba programar una reunión.

Agregó que su enfoque sería hacer una distinción entre las firmas financieras más grandes y los miembros de ICBA, quienes como una comunidad pequeña de prestamistas comunitarios han acumulado “tremenda buena voluntad” a lo largo del pasillo.

Los portavoces de JPMorgan, Citigroup, Bank of America, Wells Fargo y Morgan Stanley declinaron hacer comentarios.

En entrevista con Reuters al margen de un evento en el Capitolio este miércoles, Ocasio-Cortez indicó que el nombramiento de progresistas como ella en el panel “envía un mensaje muy poderoso” a la industria financiera.

Ocasio-Cortez afirmó que quería perseguir una supervisión agresiva y exponer el papel de las corporaciones financieras en áreas más amplias de preocupación, como la detención de niños en instalaciones de financiamiento privado en la frontera con México.

“Podemos dar un salto y decir, ¿qué aspecto tiene un sector financiero responsable?”, inquirió la legisladora. 

‘Me gusta hablar con el FBI

Sin embargo, otros grupos de presión temen que la reunión pueda ser contraproducente, especialmente si Ocasio-Cortez usa las redes sociales para dar a conocer la reunión.

Por ejemplo, ella utilizó su cuenta de Twitter para nombrar y avergonzar a los cabilderos corporativos en un evento de orientación para estudiantes de primer año en el Congreso en diciembre pasado.

“El temor es que es como ir a hablar con el FBI, cualquier cosa que hagas o digas se puede usar en su contra”, comentó bajo anonimato un cabildero de un banco importante.

Los lobbistas observan cómo Ocasio-Cortez ya ha encendido un debate público sobre el cambio climático y la desigualdad al pedir un Nuevo Acuerdo Verde y al proponer un impuesto de 70% sobre los ingresos que excedan los 10 millones de dólares, una idea que el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, respalda.

Waleed Shahid, exayudante de campaña y portavoz de Justice Democrats, el grupo progresista que reclutó a Ocasio-Cortez, declaró que su capacidad para aumentar la conciencia pública sobre temas complejos había llamado la atención de la organización.

“Ella realmente puede explicar lo que está sucediendo con Wall Street de una manera que el público puede entenderlo, y es por eso que Wall Street está aterrorizado”, agregó Shahid. 

Ocasio-Cortez no descartó escuchar las preocupaciones de la industria para llegar a una regulación responsable, pero aclaró a Reuters que “tienen oídos más que suficientes” en el comité.

“También vimos en el 2008 una gran cantidad de acciones de incidencia para políticas que en su esencia eran totalmente irresponsables. Pero estaban vestidos como medidas conservadoras y justas”, añadió. 

Varios cabilderos dijeron a Reuters que creían que podrían aislar a Ocasio-Cortez y otros progresistas en el comité de servicios financieros mediante la formación de coaliciones con demócratas moderados, como el representante de Nueva York Gregory Meeks y los republicanos de centro.

Dijeron también que se apoyarán en la Presidenta del Comité, Maxine Waters, demócrata y liberal que se ha comprometido a trabajar en el pasillo para frenar el ala progresista.

Una portavoz de Waters declinó hacer comentarios.

En una declaración, Meeks dijo que su prioridad en este Congreso sería promover políticas que “respalden nuestro sistema financiero, pero aseguren que todos se beneficien de sus éxitos”.