8 de abril 2020 | 4:20 pm

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente el 16 de marzo.

La propagación del coronavirus en América Latina ha hecho que los gobiernos tomen medidas al respecto a fin de minimizar el número de contagios. 

El cierre de fronteras, cancelación de eventos masivos y suspensión de clases son algunas de las medidas que se han tomado. En algunas estancias calculan que el paro de actividades sea de al menos dos semanas, pero en otras son de carácter indefinido.

Confinamiento y cierre de fronteras: 

En Ecuador, los contagiados de coronavirus que incumplieron el aislamiento, y que están identificados a través de sus celulares, serán castigados hasta con tres años de prisión, anunció la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo.

La ministra informó que los infractores serán juzgados por el delito de “incumplimiento de orden legítima de autoridad competente” y con los “agravantes de que la desobediencia de esta orden pone en riesgo la vida de todas las personas y de una comunidad”.

En Bogotá, los siete millones de hombres y mujeres deberán alternar sus salidas a las calles, en un intento de la alcaldía por contener la COVID-19 en la capital de Colombia, el mayor foco de contagio en el país.

Chile cerró todas las fronteras debido a que el país ya entró a la fase 4, “la etapa más compleja, en que se produce circulación viral y dispersión comunitaria de esta enfermedad”, informó este lunes el presidente Sebastián Piñera.  

El gobierno argentino cerró todas sus fronteras hasta al menos el 31 de marzo. Previamente, el presidente Alberto Fernández, informó que “no le temblará el pulso” en caso de que decida extender la cuarentena que anunció el jueves para evitar la propagación del coronavirus, pero descartó declarar el estado de sitio.

En Colombia los extranjeros que residen en el país deberán someterse a un aislamiento preventivo obligatorio en sus hogares, al igual que los colombianos o miembros de misiones diplomáticas que hayan estado en Asia y Europa en las últimas dos semanas.

Mientras que en Uruguay la resolución implica “una cuarentena obligatoria para pasajeros de (nueve) países declarados de riesgo”: China, Corea del Sur, Japón, Singapur, Irán, Italia, España, Francia y Alemania.

Paraguay también cerró parcialmente sus fronteras con Brasil y Argentina, al tiempo que Perú lo hizo con todas sus fronteras con Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia y Chile.  

Tanto Venezuela como Bolivia ordenaron la suspensión de vuelos desde y hacia Europa. Maduro informó que la medida será por un mes, mientras la presidenta interina, Jeanine Áñez dijo que será por tiempo indefinido.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro ordenó el 22 de marzo a las empresas no despedir trabajadores hasta finales de año y a los bancos suspender el cobro de créditos por seis meses para enfrentar el efecto del coronavirus. Tampoco las compañías de telefonía podrán suspender el servicio por falta de pago.

En cambio, México y Brasil son países que no han tomado medidas similares. En México, el subsecretario de prevención y promoción de la salud, Hugo López Gatell, planteó que si es necesario se restringirá el ingreso de personas provenientes de Estados Unidos al país, al constatar que el flujo del coronavirus “viene de norte a sur”.

Mientras que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, indicó que su país carece de legislación que le permita cerrar sus fronteras tal como están haciendo algunos de sus vecinos. 

Bancos centrales y política monetaria:

El Salvador lanzó el 24 de abril una serie de medidas económicas y fiscales hasta por 1,000 millones de dólares que buscan aliviar la presión de deudas de las empresas que han frenado sus actividades por la emergencia del coronavirus en la nación centroamericana.

El plan, acordado entre el gobierno del presidente Nayib Bukele y los grupos gremiales, busca beneficiar a las micro, pequeña y mediana empresas con la apertura de un fondo de 360 millones de dólares para créditos a bajas tasas de interés y 140 millones de dólares para cubrir 50% de los salarios hasta por un mes.

El Banco Central de Perú inyectará 30,000 millones de soles a los bancos con garantías para prestar a las empresas, principalmente las pequeñas; para el banco considera reducir otra vez la tasa de interés de referencia luego de que la redujo a 1.25% desde un 2.25%, a su menor nivel en más de una década, por la crisis.

El Banco Central de Chile prevé que la economía del país tenga una contracción de entre 1.5% a 2.5%, arrastrada por los efectos del coronavirus.

Previamente, la entidad recortó su tasa de interés de 50 puntos base hasta dejarla en 0.50%, la menor en 10 años, ante la rápida expansión del coronavirus que ha empeorado el panorama económico mundial.

La semana pasada, el Banco Central de Colombia redujo su tasa de interés por primera vez en casi dos años, para promover un mayor estímulo a la economía, que crecerá menos por los choques derivados del contagio del coronavirus, al tiempo que anunció nuevas medidas para suministrar liquidez a los mercados.

El organismo recortó el tipo de interés en 50 puntos base a 3.75%, se trata de la tasa más baja desde abril de 2014.

El Banco Central de Brasil prevé que el PIB tenga un nulo crecimiento desde su expectativa de una expansión de 2.2%, debido al COVID-19, mientras que advirtió sobre un elevado grado de incertidumbre para el panorama a futuro.

La semana pasada, la entidad brasileña recortó su tasa de referencia en 50 puntos base, a un nuevo mínimo histórico de 3.75%, por los riesgos de desaceleración económica provocados por la pandemia.

La junta de gobierno de Banco de México recortó el viernes su tasa de referencia en 50 puntos base, para ubicarla en 6.50%, en medio de la propagación del COVID-19.

“La rápida propagación del COVID-19 ha afectado severamente las perspectivas de crecimiento de la economía mundial y ha conducido a un deterioro importante en las condiciones financieras globales”, indicó Banxico en su comunicado.

Costa Rica redujo su tasa de interés en un punto porcentual a un mínimo histórico de 1.25% para suavizar el daño económico causado por la pandemia, dijo el lunes el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

El Banco Central de Perú también recortó su tasa de interés a su menor nivel en una década para mitigar los efectos en la economía de país. Ahora, la tasa se ubica en 1.25%.

Organismos:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció este martes el desembolso de 143 millones de dólares de un crédito ya aprobado para ayudar a Honduras a apuntalar su economía frente a los riesgos del nuevo coronavirus.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), principal fuente de financiamiento para el desarrollo de América Latina y el Caribe, informó este jueves que puede poner a disposición de los países miembros prestatarios hasta 12,000 millones de dólares para enfrentar la pandemia de COVID-19.

“Además de reprogramar la cartera existente de proyectos de salud para atender la crisis, el BID puede dirigir 3,200 millones de dólares adicionales al programa de préstamos inicialmente estipulado para 2020”, indicó en un comunicado.

El BID dijo además que los gobiernos pueden pedir redirigir hasta 1,350 millones de dólares de los proyectos que ya están en ejecución para tener recursos para enfrentar la crisis.

El Sistema de Integración Centroamericana (SICA) informó que los países centroamericanos aprobaron un plan que destina 1,900 millones de dólares a mitigar la emergencia fiscal

El monto servirá para “fondos de emergencia fiscal, apoyo a bancos centrales y programa para dar liquidez a la banca comercial” de los países del istmo, detalló el organismo regional.

Los fondos serán aportados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), e incluyen 1,000 millones de dólares de respaldo a los bancos centrales y 550 millones para la emergencia fiscal.

Eventos masivos y deportivos:

En países de Sudamérica y posteriormente en México se comenzó a cancelar o posponer eventos masivos como conciertos o eventos deportivos.

El gobierno de México dio a conocer el plan de “sana distancia” que empezó a aplicar desde el 23 de marzo; además de las medidas sanitarias ya conocidas, el plan insta a la suspensión de eventos que congreguen a más de 5,000 personas.

El festival Lollapalooza que se iba a realizar en Santiago de Chile y Buenos Aires, Argentina entre el 27 y el 29 de marzo se postergó al 27, 28 y 29 de noviembre.

Ante este hecho sin precedentes, nuestra máxima prioridad es preservar la salud y seguridad del público, artistas y equipos de trabajo, y acatar las medidas preventivas de las autoridades públicas y sanitarias

informó la productora Lotus.

Además, en Chile el gobierno redujo de 200 a 50 el número de personas que se pueden reunir para “ceremonias, eventos o actos públicos que sean estrictamente necesarios”. Las autoridades sanitarias informaron que la liga de futbol local se jugará sin público durante un mes, como medida de prevención.

Autoridades de Rio de Janeiro determinaron que a partir de este lunes quedan suspendidas las actividades en teatros, conciertos y estadios durante dos semanas.

La Confederación Brasileña de Futbol informó el domingo la suspensión de todas las competiciones nacionales que ya se están disputando por tiempo indefinido, como medida de prevención.

En Venezuela, museos y otros espacios públicos permanecerán cerrados y el ministerio de Deporte suspendió los “eventos deportivos nacionales e internacionales” en el país.

Uruguay decretó la “suspensión de todos los espectáculos públicos”, mientras que Asociación Uruguaya de Fútbol detuvo el curso del campeonato local en todas las categorías  “hasta nuevo aviso”. 

Suspenden clases:

En México, la Universidad Nacional Autónoma de México  (UNAM) informó este lunes la “suspensión paulatina y ordenada de las clases en nuestros diferentes campus” a partir del 17 de marzo.

La Universidad Panamericana campus Ciudad de México, la Universidad Iberoamericana también suspenderá clases, mientras la Universidad Anáhuac impartirá clases en modalidad en línea a partir del 17 de marzo y hasta el 3 de abril.

Durante el fin de semana, la Secretaría de Educación Pública informó que no habrá clases del 20 de marzo al 20 de abril en escuelas de educación básica, media superior y superior.

En Argentina y Venezuela también se suspendieron las clases en todos los establecimientos educativos.

“Estamos empezando una cuarentena colectiva, una cuarentena social”, dijo Maduro.

Las autoridades de Río de Janeiro determinaron la semana pasada un asueto escolar por siete días, mientras que en Uruguay, la Universidad de la República informó en su cuenta de Twitter la suspensión de las clases hasta el 13 de abril. 

Chile anunció este domingo la suspensión de clases por dos semanas, desde preescolar a secundaria. 

La medida del gobierno se produce horas después de que una treintena de municipalidades chilenas decidieron suspender las clases en sus distritos y que una decena de universidades resolvieron suspender clases presenciales.

Mercados financieros:

El Gobierno de Paraguay informó que contratará créditos con organismos multilaterales y emitirá bonos en los mercados internacionales tras obtener la autorización del Congreso para contraer deudas por 1,600 millones de dólares.

En México, la Comisión de Cambios, integrada por Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público subastó coberturas cambiarias por un monto de 2,000 millones de dólares para inyectar liquidez al mercado.

Banco de México dijo que renovará la totalidad de los vencimientos de estas operaciones hasta que la Comisión lo considere pertinente.

Colombia redujo su meta de emisión de deuda pública interna ante la fuerte volatilidad de los mercados, al tiempo que los bancos privados alistan un arsenal de medidas temporales para suavizar la carga de sus clientes y proveer liquidez.

El Ministerio de Hacienda de ese país disminuyó en 1.5 billones de pesos (365,800 millones de dólares) la emisión de títulos de deuda pública local TES a través de subastas, a 23 billones de pesos (5,609 millones de dólares).

El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, planea inyectar casi 30,000 millones de dólares (150,000 millones de reales) en la economía brasileña para compensar el impacto del coronavirus.

Del total, 83,400 millones de reales se destinarían a apoyar a las personas pobres y mayores. Esos beneficios incluyen el pago anticipado a los pensionistas de un bono de fin de año conocido como un 13º salario y un impulso al programa de bienestar de la Bolsa Familia de Brasil.

Con información de AFP y Reuters