27 de junio 2022 | 8:32 am

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), pidió a los bancos centrales del mundo a elevar “rápida y decisivamente” las tasas de interés para evitar que el aumento de la inflación se convierta en algo aún más problemático.

Lo anterior surge en el marco de la reunión anual del organismo financiero, en donde los principales banqueros centrales discutieron las principales dificultades a las que se enfrentan la economía mundial y uno de los comienzos de año más turbulentos para los mercados financieros mundiales.

La clave para los bancos centrales es actuar con rapidez y decisión antes de que la inflación se arraigue,

aseguró Agustín Carstens, gerente general del BIS, como parte del informe anual posterior a la reunión del organismo publicado el domingo.

Como parte del documento, Carstens argumentó que el aumento de los precios de la energía y los alimentos significa que la inflación en muchos lugares es ahora la más alta en décadas. 

Sin embargo, advirtió que aumentar las tasas de interés es despertar el espectro de la recesión, e incluso de la temida “estanflación” al estilo de la década de 1970, donde el aumento de los precios se combina con un crecimiento económico bajo o negativo.

En el caso de México, la inflación se aceleró en la primera quincena de junio y se ubicó en 7.88%, cuando en mayo estaba en 7.72%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se trata de su mayor nivel, para un mismo periodo desde el 2000, en aquel año llegó a 9.44% la inflación general. Con esto, la inflación ligó 31 quincenas fuera del rango de Banco de México (Banxico) que es de 3% +/- un punto porcentual.

Lee más: AMLO propondrá a Biden plan contra la inflación conjunto

Trimestres por venir, claves para la economía

Carstens precisó que el énfasis era actuar en los “trimestres por venir”, pues destacó que todavía es posible un aterrizaje suave económico, donde las tasas suben sin desencadenar recesiones, pero acepta que es una situación difícil.

“Mucho dependerá precisamente de cuán permanentes sean estos choques (inflacionarios)”, dijo Carstens, y agregó que la respuesta de los mercados financieros también sería crucial.

Si este ajuste genera pérdidas masivas, genera correcciones masivas de activos y eso contamina el consumo, la inversión y el empleo, por supuesto, ese es un escenario más difícil,

enfatizó como parte del informe. 

Lee más: ¿Por qué agosto es el mes clave en la inflación y la política monetaria?

BIS descarta estanflación generalizada

En cuanto al panorama macroeconómico, el gerente general añadió que el BIS no esperaba actualmente que se afianzara un período de estanflación generalizada.

También dijo que aunque muchos bancos centrales mundiales y el propio BIS habían subestimado significativamente la rapidez con la que la inflación mundial se ha disparado en los últimos seis a 12 meses, no estaban dispuestos a perder la credibilidad ganada con tanto esfuerzo de la noche a la mañana.

Sí, aquí se puede discutir un poco sobre un error de sincronización de ciertas acciones y las respuestas de los bancos centrales. Pero, en general, creo que los bancos centrales han respondido con fuerza de una manera muy ágil,

dijo Carstens.

“Mi sensación es que los bancos centrales prevalecerán al final del día, y eso sería bueno para su credibilidad”.

Puedes leer: Fed: Powell y compañía se pronuncian sobre la inflación y el futuro de la tasa de interés

Criptoactivos no generarán más problemas

Carstens dijo que las advertencias recientes del propio BPI sobre los precios de los “activos burbujeantes”, haciendo referencia a las criptomonedas, significaban que la corrección actual “no era necesariamente una completa sorpresa”. 

El gerente indicó que si bien no se espera que esos colapsos causen una crisis sistémica como la crisis financiera del 2008; sin embargo, alertó que las pérdidas serían considerables debido a la naturaleza de este tipo de activos.

Con información de Reuters y Miguel Moscosa

Sigue leyendo: PACIC: sin efecto en el bolsillo de los mexicanos y ante una inflación al alza