26 de noviembre 2021 | 1:39 pm

Activistas contra el Black Friday protestaron este viernes frente a instalaciones de Amazon en el Reino Unido y otros lugares de Europa para denunciar el consumo excesivo que, según ellos, fomenta el gigante estadounidense de la venta en línea.

En Londres, entre 20 y 30 miembros de la asociación Labour Behind the Label (el trabajo tras la etiqueta) se manifestaron frente a la sede de la empresa en el país, coreando “Amazon, Amazon, no somos robots” y pidiendo que se “haga pagar” a la firma estadounidense. 

En sus pancartas podía leerse “Dejen de saquear el planeta” y “Paren de robar los salarios de los trabajadores”. Uno de ellos llevaba una careta con el rostro del fundador de Amazon, Jeff Bezos

El Black Friday es una fiesta masiva para comprar cosas en un momento en que la emergencia climática nos obliga a frenar nuestro consumo, denunció Anna Bryher, activista de la asociación.

El gigante estadounidense de la venta en línea centró la mayor parte de los ataques contra las ofertas promocionales que ofrecen muchos minoristas este viernes para lanzar la temporada de compras navideñas. 

Lee también: Black Friday se reinventa en plena pandemia con ofertas anticipadas en internet

Make Amazon Pay (Haz que Amazon pague), una coalición internacional formada por unas 40 organizaciones, entre ellas Greenpeace y Oxfam, acusa al grupo estadounidense de anteponer los beneficios de la firma sobre ell bienestar de sus empleados y respaldó a los trabajadores que quisieran protestar por sus condiciones laborales o ir a la huelga el viernes. 

Por su parte, los activistas del movimiento ecologista Extinction Rebellion (XR) organizaron bloqueos de centros de distribución de Amazon para protestar contra la “obsesión por el consumo excesivo” que simboliza según ellos el Black Friday

Explotar a los trabajadores y al planeta

Los 13 centros del Reino Unido atacados de madrugada por la organización representan, según esta, más de la mitad de las entregas del grupo estadounidense en el país.

En el centro escocés de Dunfermline, una veintena de activistas impidieron que entraran los vehículos de distribución y que salieran algunos, informó la agencia de noticias británica PA. 

Te puede interesar: Tiendas y malls se quedan vacíos en Black Friday, pero ventas en línea crecen 22%

“Esta acción tiene como objetivo exponer los crímenes de Amazon convirtiéndolo en un ejemplo de un sistema económico más amplio diseñado para empujarnos a comprar cosas que no necesitamos a un precio que no podemos pagar”, afirmó XR en un comunicado. 

El movimiento ecologista también dijo tomar por blanco instalaciones en Alemania y Holanda, donde sus activistas bloquearon el acceso a un almacén de Amazon en el aeropuerto de Ámsterdam. 

“Nos tomamos muy en serio nuestras responsabilidades, incluido nuestro compromiso de lograr la neutralidad en carbono para 2040”, declaró un portavoz del grupo, a menudo criticado por sus prácticas sociales y fiscales.  

En el Reino Unido, una federación que representa a los minoristas independientes estimó que el 85% de estos pequeños comerciantes boicotearon el Black Friday, considerado una práctica de los grandes grupos.