fbpx
Bonos tesoro Estados Unidos

22 de marzo 2019 | 1:27 pm

El diferencial entre los bonos del Tesoro estadounidense a tres meses y 10 años se invirtió este viernes por vez primera desde 2007, después de que los datos manufactureros estuvieron por debajo de las expectativas y elevaron las preocupaciones por la salud de la economía global.

Esta medida de la curva de rendimiento es la preferida por la Reserva Federal y, cuando se invierte,  suele ser interpretada como un indicador de una próxima recesión.

El rendimiento del bono de tres meses superó al del bono de 10 años antes de cada una de las recesiones registradas en Estados Unidos desde 1975.

El reporte de gerentes de compras de Markit (PMI), que supervisa la actividad del sector manufacturero estadounidense, decepcionó a los inversionistas, con un declive de 0.5% en su índice principal, hasta los 52.5, frente a los 53.6 esperados.

Más temprano, Alemania reportó que su sector manufacturero se contrajo aún más en marzo, llevando a los bonos referenciales a 10 años a terreno negativo y sumándose a los temores a una desaceleración del crecimiento a nivel mundial.

Los débiles datos exacerbaron una tendencia que comenzó el miércoles, después de que la Fed hizo público un comunicado que mostró que las autoridades de la institución no prevén más subidas de tasas de interés para 2019.

“La realidad es que el mercado está esperando ahora tasas más bajas en promedio durante los 10 próximos años en comparación con las que tenemos en la actualidad. Y es una combinación tanto de una Fed cauta como de las preocupaciones continuadas sobre el crecimiento global”, dijo el estratega de tasas en BMO Capital Markets, Jon Hill.

Los temores sobre el futuro de la economía hicieron que los inversionistas se alejaran de los activos más riesgosos, como las acciones, con lo que los principales índices bursátiles presentan números rojos en la jornada.

Con información de Reuters