29 de julio 2019 | 8:50 am

Previo al anuncio de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) del próximo miércoles, Donald Trump arremetió de nuevo contra el banco central que preside Jerome Powell.

El presidente minimizó cualquier medida que pueda tomar la entidad, aun cuando está previsto que rebaje su tasa de interés de referencia por primera vez en 11 años.

“La Unión Europea y China van a bajar más sus tasas de interés e inyectar dinero a sus sistemas, haciéndole mucho más fácil a sus manufactureros la venta de productos”, escribió el mandatario en Twitter.

“Entre tanto, y con una inflación muy baja, nuestra Fed no hace nada, y probablemente hará muy poco en comparación. ¡Demasiado malo!”, agregó.

En camino a reducción de tasa por primera vez en 11 años

El banco central de Estados Unidos se prepara a bajar su tasa de referencia por primera vez en 11 años, vaticinan los mercados, pero su comunicación dubitativa lo expone a los permanentes ataques de Trump, quien acusa a la entidad de todos los males económicos.

Desde finales de 2015 la Fed aumentó nueve veces la tasa de interés luego de haber estado ubicada durante ocho años en niveles cercanos a cero para respaldar el crecimiento económico tras la más reciente crisis financiera.

La Fed ya dijo en varias oportunidades que las incertidumbres comerciales, la debilidad del crecimiento económico mundial y sobre todo el bajo nivel de la inflación estadounidense son “una combinación de factores que refuerzan los argumentos en favor de una política económica más adecuada”.

Los mercados bursátiles reaccionan por lo general muy favorablemente a una reducción del precio del dinero, que hace que las acciones de las empresas se vuelvan más rentables que las obligaciones.

“Una reducción de 0.25 puntos base” ya ha sido decidida, aseguró a la AFP Nathan Sheets, economista jefe de PGIM Fixed Income y exsubsecretario del Tesoro.

Al igual que otros economistas, Sheets concede que se podría objetar que tal vez sea mejor esperar, “pero el Comité Monetario está preocupado por la inflación”, que en junio fue de 1.6%.

Una inflación demasiado baja, mientras la Fed apunta a un objetivo de 2%, genera temor al círculo vicioso de una desacaleración económica.

Pero para el economista Douglas Holtz-Eakin, exdirector de la Oficina de Presupuesto del Congreso, la preocupación de los integrantes de la Fed respecto a la inflación “es solamente una excusa para satisfacer a los mercados y satisfacer al presidente”.

¿Qué dice el mercado?

El 77% de analistas consultados por Bloomberg estiman que en el anuncio del miércoles la Fed recorte 25 puntos base su tasa, para ubicarla en un rango de entre 2% y 2.25%.

Mientras que el 23% considera que la disminción ubique a la tasa entre 1.50% y 1.75%.

En línea con las estimaciones de Bloomberg, en la herramienta de CME FedWatch que monitorea a la Reserva Federal el 72.9% considera que la tasa baje a un rango entre 2% y 2.25%.

En tanto, el 27.1% pronostica que el recorte llegue al rango de entre 1.75% y 2%.

Hace un mes, el 67.7% estimaba un recorte que ubicaba el instrumento entre 2% y 2.25%, mientras que el 32.3% considera un recorte que dejaba la tasa entre 1.75% y 2%.

Yellen apoya recorte

La expresidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo el domingo que apoya un recorte de 25 puntos básicos en la tasa, ya que la economía mundial se debilita y la inflación en Estados Unidos  es menor.

“La economía global se ha debilitado. Creo que, en parte, debido a los conflictos sobre el comercio y la incertidumbre causada por las empresas”, dijo en una reunión del Grupo de Estrategia Económica de Aspen.

Sostuvo que su país no es una isla: “Somos parte de la economía global. Lo que sucede en el resto del mundo, en Europa, en Asia, afecta a Estados Unidos”.

Con información de Reuters, AFP y CNBC