Bonos tesoro Estados Unidos

30 de mayo 2019 | 3:58 pm

Las tres palabras más peligrosas en Wall Street siguen apareciendo, y los mercados alcistas deberían estar preocupados, de acuerdo con un reporte de Markets Insider.

” ‘Diferente esta vez’, las tres palabras más peligrosas en el léxico financiero”, escribió Michael Darda, economista jefe y estratega de mercado de MKM Partners en una nota publicada el martes y citada por el medio especializado.

Aún así, el consenso entre los estrategas de valores es que no hay motivo de alarma, ya que se ha desestimado el que se haya invertido la curva de rendimiento, que normalmente ha sido una señal de que se avecina una recesión. En el último mes, tres estrategas alcistas elevaron sus objetivos de precios.

El rendimiento a 10 años se ha negociado por debajo del rendimiento a tres meses durante tres semanas, mostrando un signo histórico de larga data de que se avecina una recesión.

Una curva de rendimiento a largo plazo se refiere a la relación entre las tasas de interés a corto y largo plazo de los valores de renta fija emitidos por una entidad federal que emita deuda gubernamental, y una curva de rendimiento invertida se da cuando las tasas de interés a corto plazo exceden las de largo plazo.

Cuando las tasas de interés a corto plazo exceden las tasas a largo plazo, el sentimiento del mercado sugiere que la perspectiva a largo plazo es pobre y que los rendimientos ofrecidos por el ingreso fijo a largo plazo seguirá cayendo, explica en un blog el economista Humberto Calzada Díaz.

El martes, el diferencial cayó a un mínimo de -14.26 puntos básicos, su nivel más negativo desde agosto de 2007. Esta es la primera vez que se produce una cambio de orden en un periodo tan largo desde antes de la crisis financiera.

Markets Insider indicó que mientras los inversionistas en bonos han sido bajistas debido a la curva de rendimiento invertida, los inversionistas en acciones han sido optimistas, a veces señalando otros factores económicos.

Pero ahora, una cantidad cada vez mayor de analistas de acciones están haciendo sonar la alarma.

La curva de rendimiento invertida ha crecido en medio del alza en la tensión en torno a la guerra comercial de Estados Unidos con China. También hay preocupación por el crecimiento global y datos macroeconómicos, que muestran signos de un debilitamiento de la economía mundial.

En Estados Unidos, la Reserva Federal (Fed) puede reducir sus tasas este año para mantener a la economía controlada.

“Nos estamos moviendo en la dirección equivocada”, escribió Darda.

Tensiones de la guerra comercial

El economista en jefe de MKM Partners argumenta que la economía se está desacelerando, y que el banco central necesita tomar medidas cuidadosas para mantenerla en equilibrio. Eso puede significar una reducción de sus tasas, si el impulso económico continúa desacelerándose y el resultado de la guerra comercial entre Estados Unidos y China es negativo.

Si bien la guerra comercial ciertamente ha tenido un impacto en los rendimientos, no es la única preocupación.

“Los datos económicos de todo el mundo han sido más débiles de lo esperado, liderados por Europa y Asia, incluida China”, escribió un equipo de estrategas en Morgan Stanley.

Cuando la curva de rendimiento de 3 meses y 10 años se invirtió por última vez en marzo, fue rechazada por muchos que argumentaron que “esta vez es diferente”. El economista en jefe de RBC, Tom Porcelli, dijo que las inversiones no siguen el patrón histórico que indicaría una recesión.

“El problema con el cambio actual y el registro histórico es que la curva de rendimiento en la actualidad no es referencia del camino del crecimiento económico en Estados Unidos, sino más bien una función de los acontecimientos en todo el mundo”, escribió.

Muchos analistas no coinciden con que este cambio de la curva de rendimiento sea causa de mucha alarma. Aún así, argumentan que si bien debe ser respetada, los inversionistas están reaccionando exageradamente.