Retiro desempleo. Freepik

17 de julio 2020 | 5:00 am

La paralización económica que ha traído la pandemia de coronavirus generó un incremento acelerado en el desempleo y ante eso, las personas que laboraban en el sector formal han optado por retirar parte de sus recursos ahorrados en la Afore.

Entre abril y junio, meses en los que los retiros se pueden atribuir a la emergencia sanitaria por el desempleo de marzo a mayo, debido al tiempo que toma acceder a los recursos, los retiros parciales por desempleo de las Afores sumaron 4,999 millones de pesos.

En el sector formal de la economía de marzo a mayo se perdieron 930,363 plazas, de acuerdo con datos del IMSS.

Las Afores que han visto los mayores retiros en estos últimos tres meses son Coppel (1,049 millones de pesos), Azteca (797 millones de pesos), XXI Banorte (782 millones) y Citibanamex (714 millones), según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Los datos del IMSS muestran que las perdidas de empleo se concentran en los trabajadores con menores ingresos, en particular aquellos que ganan hasta un salario mínimo, esto es de 3,758 pesos mensuales.

En marzo, el 7% del desempleo se concentró en los trabajadores con un mínimo y en abril, la cifra fue de 12.5%.

Para que un trabajador pueda hacer retiros parciales por desempleo debe esperar 46 días naturales desde que perdió su empleo, no haber hecho un retiro en los cinco años anteriores y además se le restará un número de semanas cotizadas equivalentes al monto del retiro parcial que haya hecho.

Esto quiere decir que los ahorradores que pierdan su empleo también pueden ver afectada su pensión para el retiro en el caso de que no repongan los recursos que retiraron de la Afore.

Lo ideal es que una vez que se reincorporen al mercado laboral o recuperen una fuente de ingresos hagan su mejor esfuerzo para proponerse una fecha límite para reponer los recursos. (Por ejemplo) 10% de lo que retiraste reponerlo cada mes

dijo Mari Nieves Lanzagorta, vicepresidenta de vinculación de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

Comentó que esto dependerá del caso de cada trabajador, ya que además del monto retirado, puede tener otras deudas o necesidades. “Es algo que cada persona tiene que definir por como están sus prioridades y cuál es su situación”.

En caso de no reponer los recursos retirados este será un un problema que se abone a las de por sí ya bajas pensiones a las que la Generación Afore tendrá acceso, si es que además, cumplen con los requisitos que marca la la ley.

Solo 17% cumplirá con los requisitos para obtener una pensión superior a la pensión mínima garantizada, para lo cual requieren contar con un ahorro en su cuenta individual por arriba de los 700,000 pesos, de acuerdo con el documento Dimes y diretes sobre las pensiones en México, de la Consar.

Para obtener una pensión, un trabajador debe cumplir dos requisitos: un mínimo de 1,250 semanas cotizadas y una edad mínima de retiro, que puede ser entre 60 a 64 años (retiro por cesantía en edad avanzada y vejez), y 65 años cumplidos, que es la edad de retiro.

Los trabajadores que cumplan y que acumularon un monto de ahorro suficiente para comprar una pensión mayor a la mínima garantizada (igual a un salario mínimo de 1997 incrementado por la inflación, 3,199 pesos a 2019), obtendrán como pensión la cantidad que puedan comprar como renta vitalicia, es decir, un pago mensual que recibirán hasta su fallecimiento.

Mientras tanto, de acuerdo con datos del INEGI, alrededor de 12 millones de personas, tanto del sector formal e informal, están sin empleo debido a la pandemia. Además, previo a la emergencia sanitaria los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), arrojaban que 71.1 millones de personas (57.3% de la población) ya carecía de seguridad social.