10 de agosto 2020 | 5:00 am

El proyecto de reforma que presentó el gobierno de México el 22 de julio para el sistema de pensiones ha generado varias dudas, ya que aún no presenta el documento de la iniciativa, y una de ellas gira en torno a las semanas de cotización.

Uno de los principales ejes de la reforma es reducir las semanas de cotización necesarias para adquirir una Pensión Mínima Garantizada (PMG) de 1,250 a 750 semanas, esto es, de 24 a 14.42 años.

Lo anterior porque para gran parte de los trabajadores mexicanos es difícil cumplir con los 24 años de cotización, debido a que durante su vida laboral suelen transitar del sector formal al informal y, por lo tanto, dejan de cotizar y aportar a su Afore.

Hasta antes de la crisis de la pandemia, 33 millones de mexicanos de la Población Económicamente Activa (PEA) transitaban entre la formalidad y la informalidad, de acuerdo con datos de laComisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

En su presentación, la Secretaría de Hacienda indicó que se propondrá reducir a 750 semanas de cotización para tener derecho a una PMG, pero esto tendrá un crecimiento gradual y posterior para alcanzar las 1,000 semanas, lo que llevará a aumentar la PMG.

En este sentido, la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) indicó que la propuesta no es una reforma profunda al sistema de pensiones, sino que solo aspira a resolver una crisis social y política de los próximos años.

Uno de los argumentos de la CISS es que la disminución de las semanas se daría solo al inicio ya que gradualmente, el requisito volverá a aumentar a 1,000 semanas, con lo que no todos los trabajadores podrían acceder a la PMG.

En México, la densidad de cotización –la proporción de periodos con aportación que el trabajador ha hecho al sistema de pensiones respecto del total de tiempo que ha permanecido en el mercado laboral- es de 42% en promedio, en el caso de los hombres es casi ocho puntos porcentuales superior a la de las mujeres.

Sin la reforma, 76% de los trabajadores de la Generación Afore tendrá una negativa de pensión, es decir, no podrá aspirar a una pensión y tendrá que retirar en una sola exhibición el total de sus ahorros, debido a que no acumularán el número mínimo de semanas cotizadas durante su vida laboral.

Sospecho que se va a quedar en 750. Si van a decir que sube a 1,000 al menos con lo que se ha comentado es para que suba tu PMG. No queda tan claro, a lo mejor y ponen un artículo transitorio, pero creo que decir ‘vamos a subir el número de semanas a 1,000’ me parece que ese transitorio va dormir el sueño de los justos

dijo Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De aprobarse la reforma este año, los trabajadores de la Generación Afore que comiencen a retirarse en 2021 podrían empezar a beneficiarse con la disminución de semanas.

Carlos Noriega, jefe de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social, ha comentado que a partir de que se apruebe la reforma, con 750 semanas, más trabajadores tendrán derecho a la PMG y es muy probable que el primer año, el gobierno tenga que hacer frente a dicha garantía.

Pero indica que, conforme avancen los años y el ahorro empiece a ser mayor con el aumento de la aportación patronal que propone la reforma, no habrá necesidad de esta garantía, y las finanzas públicas no estarán  comprometidas.

Aunque por lo pronto, Morgan Stanley calcula que el costo fiscal podría ser de 0.25% del Producto Interno Bruto (PIB).

“El gobierno está asumiendo más responsabilidad sobre todo con la reducción de semanas de cotización, por su puesto que eso va a tener un costo fiscal, ¿qué tan grande o chico? aquí entran todos los detalles de cuanto garantizan y las condiciones de acceso”, comentó Villarreal.

Y el gasto en pensiones en jubilaciones ha seguido al alza.