30 de julio 2019 | 2:07 pm

Rodrigo Rodríguez*

La economía mexicana decreció 0.7% en el primer trimestre de 2019, en variación trimestral anualizada como los cánones de Estados Unidos, y se espera que en el segundo trimestre la cifra sea igualmente negativa.

La prensa y los analistas de las corredurías han dicho que es una ‘recesión técnica’.

En estricto rigor, hablar de una recesión técnica, por observar dos tasas trimestrales negativas en el crecimiento del PIB, es equivocado. Es una noción ambigua porque, aunque es de uso popular y mediático, en realidad no existe ningún organismo institucional que lo reconozca o defina.

El concepto no da claridad sobre la situación de la actividad económica, ya que varios factores influyen en el PIB, incluyendo transitorios o eventualidades de carácter ajeno al económico.

¿Quién define, quién es autoridad y qué es una recesión?

La institución reconocida para definir qué es una recesión es el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés). Es una organización privada en Estados Unidos que se dedica a realizar investigaciones para lograr un mejor entendimiento del funcionamiento de la economía.

El NBER especifica que no se puede identificar la actividad económica únicamente con la variación del PIB, sino que también se deben utilizar otros indicadores. Desecha el uso de “recesión técnica” por ser muy simple.

Una recesión es definida por el NBER como:

… una caída significativa de la actividad que se extiende por toda la economía en su conjunto, que dura sólo unos meses y que abarca varios indicadores además del PIB: el ingreso real, el empleo, la producción industrial y las ventas al menudeo y mayoreo.

En su conjunto, la economía debe estar en franco deterioro por varios meses, más de seis, según el NBER. Nada que ver con el uso mediático de recesión técnica.

¿Cuántas veces la economía mexicana ha estado en ‘recesión técnica’?

En tres ocasiones, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi):

  • En el primer semestre de 1995 en el sexenio de Ernesto Zedillo.
  • Del cuarto trimestre de 2001 al segundo trimestre de 2002, en el inicio del sexenio de Vicente Fox.
  • Entre el cuarto trimestre de 2008 y el segundo de 2009 con Felipe Calderón.

Según la NBER, la economía mexicana se ha desacelerado, tanto por factores externos como internos.

Es poco serio decir que el país esté en recesión: aún los datos de consumo interno, manufacturas, exportaciones y salarios se mantienen con comportamiento positivo.

*Rodrigo Rodríguez es licenciado en Economía por el IPN y actualmente es analista senior de información económica de México y mercados financieros nacionales e internacionales en la consultora Visor Financiero.

Este texto es una columna de opinión. Su contenido es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la postura de EL CEO.