9 de diciembre 2022 | 5:00 am

 

Los precios de la canasta alimentaria del plan antiinflacionario del gobierno federal confirmaron que la presión que ejercían en las familias mexicanas durante noviembre continuó con una tendencia a la baja.

Los resultados del Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) mandan señales positivas al consumidor, aunque la inflación anual del programa federal sigue a doble dígito.

Durante el onceavo mes del año, el Índice del PACIC, realizado por EL CEO, cayó 0.33% respecto a octubre, que significó la segunda disminución al hilo.

 

PACIC

Puedes leer: Inflación desacelera a 7.80% en noviembre ayudada por el Buen Fin

Además, representó la baja más pronunciada en los últimos 23 meses, situación que alivia por el momento el bolsillo de los hogares del país.

Esta baja mensual en los precios ubicó a la inflación anual PACIC, en la que se utilizaron ponderadores del índice de precios al consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 12.55%, el menor nivel en un año.

Si bien continúa una tendencia de desaceleración, del lado negativo también se hiló 13 meses con tasas de doble dígito.

Te puede interesar: Wall Street se hunde más de 1% al cierre, afectado por temores sobre nuevas alzas de la Fed

En comparación con el anuncio de la primera versión del plan antiinflacionario, resulta una inflación acumulada de 7.47%, manifestando rezagos en el poder de compra de los mexicanos.

Cebolla quita presión

La caída de 0.33% mensual del Índice PACIC derivó de la baja en ocho de 24 productos de la canasta básica alimentaria considerados, destacando cebolla (23.59%), naranja (11.17%), limón (9.66%) y papa (8.38%).

No dejar de leer: Sistema financiero presenta una posición sólida ante entorno complejo: Banxico

Mientras los mayores incrementos, y que continúan presionando el consumo de las familias, fueron en chile jalapeño (6.97%), jitomate (5.58%), azúcar (1.64%) y manzana (1.43%).

El retroceso del índice de precios del PACIC obedeció a que productos como la papa, naranja y cebolla tuvieron descensos pronunciados por el ciclo agrícola estacionario, cuando en semanas previas fueron los alimentos con los mayores incrementos.

Pero también porque el plan del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya con sus dos versiones, incidió en los precios. Otro factor importante fue la baja en el precio internacional del petróleo, insumo que tiene un efecto multiplicador en toda la cadena productiva.

Claroscuros 

Ve por Más (Bx+) estima que la inflación siga moderándose en adelante, e incluso, pudiera cerrar el 2022 por debajo de la proyección actual (8.25%), aunque permanecerá en niveles relativamente elevados y por arriba del límite superior del rango de tolerancia del Banxico hasta fines del 2024.

A la baja, seguirán ayudando, por el lado de la oferta, el desvanecimiento de cuellos de botella en la producción y la corrección en los precios de algunas materias primas

detalla Bx+.

Por el lado de la demanda, anticipa que el consumo privado se desacelere, ante la dilución del poder adquisitivo y costos financieros más elevados.

Subyacente, renuente

El grupo financiero expone que la dinámica en los precios al consumidor, especialmente el índice subyacente, mostrará cierta renuencia a disminuir y enfrenta diversos riesgos al alza.

Algunos de estos riesgos son la latencia de los conflictos geopolíticos que afecten nuevamente en las cadenas de suministro y en la cotización de materias primas; las presiones salariales, y el ajuste monetario por parte de la Fed, que puede producir episodios de volatilidad cambiaria.

En un entorno todavía adverso y relativamente incierto para la inflación, Bx+ proyecta que el Banxico lleve la tasa de interés objetivo a 10.50% al cierre de este año y, posiblemente, hasta 11.00% durante el primer trimestre del 2023.

Lo anterior, con el fin de anclar las expectativas de precios, ofrecer un amplio diferencial respecto a la Fed (evitar presiones cambiarias) y, así, contribuir a que la inflación efectivamente continúe moderándose.

Advertisement