22 de octubre 2018 | 5:53 pm

Pemex importará cuatro cargamentos de 350,000 barriles de petróleo ligero ‘Bakken’ durante noviembre, informó la empresa en un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Según operadores con conocimiento de los resultados de la licitación, los cargamentos fueron adjudicados a la firma estadounidense de refinación Phillips 66, señaló Reuters.

La compra, que marcará la primera importación de crudo estadounidense que hace Pemex en más de una década, fue solicitada la semana pasada para cubrir los requerimientos de la refinería Salina Cruz, la mayor del país, en medio de una caída en la producción de crudo ligero de México.

“Esta decisión forma parte de la estrategia para mejorar la dieta de petróleo que se utiliza en el Sistema Nacional de Refinación, lo que permitirá obtener productos destilados de mayor valor económico como gasolinas y diesel”, señaló la empresa.

La petrolera mexicana necesita con urgencia asegurar una fuente de crudo ligero importado para revertir las bajas tasas de procesamiento de sus refinerías. En agosto, el sistema mexicano de refinación produjo 789,500 barriles por día (bpd) de productos derivados, alrededor de la mitad de su capacidad. Las importaciones de combustibles de Pemex aumentaron 17% en 2017.

La compañía había solicitado hasta seis cargamentos de crudo Bakken, de 350,000 barriles cada uno para entrega entre noviembre y diciembre, pero adjudicó cuatro, dijo en un comunicado Pemex, que no dio el nombre del ganador de la licitación ni el precio acordado.

Phillips no respondió de inmediato a una solicitud de información.

Una oferta previa para importar crudo estadounidense Light Louisiana Sweet (LLS) no fue adjudicada a principios de octubre debido a que Pemex fijó una referencia de precios muy anterior a la fecha de la licitación y dejó poco margen de maniobra para las primeras entregas, según la compañía y operadores.

Se espera que el crudo Bakken sea transportado por ducto desde Dakota del Norte, en Estados Unidos, hasta los puertos del Golfo.

Phillips 66 Partners, una unidad de Phillips 66, tiene 25% de interés en el sistema Oleoducto Bakken, que incluye al Dakota Access Pipeline y otra porción capaz de transportar hasta 520,000 bpd de petróleo hasta el puerto de Beaumont, en Texas.

“Phillips está buscando tanqueros para comenzar las entregas lo más pronto posible,” dijo uno de los operadores.

Desde 2015, Pemex había considerado un intercambio de crudo con Estados Unidos que le permitiera importar petróleo más ligero al tiempo que exporta crudo pesado Maya, pero la empresa finalmente eligió comprar crudo estadounidense en el mercado abierto.

… Y HR Ratings ratifica calificación

La calificadora ratificó este lunes la calificación de HR AAA con Perspectiva Estable para la petrolera.

En términos de deuda, durante el último año no se presentaron incrementos en los niveles de endeudamiento relacionado con las operaciones, señaló HR Ratings, por lo que las disposiciones permitieron el refinanciamiento de pasivos con presión de pago en 2019, reduciendo los años de pago de deuda neta a Flujo Libre de Efectivo Ajustado (FLEA) a 5.2 años al segundo trimestre de 2018 (contra los 40.9 años al segundo trimestre de 2017).

“Se estima que, durante los próximos años, Pemex continúe materializando las iniciativas de la Reforma Energética a través de mayores estimulaciones en pozos actuales, incorporación de nuevos campos e intensificación de actividad física; esto con el fin de revertir el declive de producción actual e incrementar el aprovechamiento sobre la tendencia creciente de los precios del crudo a nivel internacional”, comunicó la calificadora.

Entre otros aspectos considerados para la calificación destacaron su estatus de deuda soberana, continuo crecimiento en ventas totales, estrategia de rentabilidad y autosuficiencia, estructura de deuda de acuerdo con crecimiento operativo y la materialización sobre iniciativas de la Reforma Energética.

Con información de Reuters