Luis Niño de Rivera

16 de octubre 2020 | 10:44 am

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, consideró que la situación financiera que vive Petróleos Mexicanos (Pemex) “es un dolor de cabeza profundo y serio”, no sólo para las finanzas públicas del país, sino también para la economía mexicana.

La banca mexicana tiene recursos prestados a Pemex y es importante que mejore sus finanzas para que cumpla sus obligaciones crediticias, dijo al participar en el X Congreso Internacional de Investigación Financiera del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

 Eso (mejorar las finanzas) lo puede lograr haciendo más eficiente a la empresa, tiene elevados niveles de ineficiencia, tiene condiciones laborales muy complejas, se está cayendo la capacidad productiva del crudo y quizá la solución sea mayor deuda

Pero el presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido de sobremanera en que no se acudirá a la deuda interna ni externa para solventar a Pemex ni tampoco la situación de las finanzas públicas, comentó el presidente de la ABM.

Con este panorama también se genera un gasto austero en el gobierno, lo que considera, ayuda a mantener una economía medianamente estable en este momento, con contracciones severas del PIB, pero con un tipo de cambio que refleja una situación económica manejable y una inflación relativamente baja.

 La postura que tenemos en la banca es que debemos apoyar la transición del mundo de los combustibles fósiles al mundo de la energía renovable. Tenemos que apoyar eso

 expuso el presidente de la ABM.

Niño de Rivera expuso que el país debe aprovechar la situación de industrias que están funcionando bien para empezar una pronta recuperación de la economía frente a la pandemia de COVID-19.