ramírez-de-la-o-hacienda

7 de junio 2022 | 10:46 am

Advertisement

Ante las irrupciones en las cadenas de suministro y altos costos de transporte que enfrentan las empresas, México requiere de una política de nearshoring a fin de atraer inversiones y ser un polo de producción renovado en la región, dijo este martes el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

El funcionario manifestó que en este contexto a México se le presenta una oportunidad que debe aprovechar debido a la situación geográfica y porque tiene la capacidad de producir.

En los momentos actuales, una política como se dice de nearshoring, es decir, cercano al borde fronterizo es altamente recomendable y potencialmente realizable

precisó De la O en el marco del 85 aniversario del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext)


También lee: Infraestructura, clave para aprovechar el impulso del nearshoring.

Nearshoring: adoptar modelos regionales

La ventana que se le abre al país resulta de las acciones de países con economías desarrolladas que desde hace años realizaron inversiones en países con mano de obra barata y ahora con las irrupciones en las cadenas de suministro se enfrentan a costos de transporte elevados, incremento de precios de los energéticos, fertilizantes y alimentos, fenómenos que llevaron a los bancos centrales a iniciar un proceso de alza de tasas.

Se trata de adoptar modelos regionales, es la oportunidad de atraer inversiones y no solo eso, sino ampliar las capacidades actuales de nuestra planta productiva, generar empleos que el país requiere

agregó De la O.

Dentro del proceso de ser un país atractivo, la apuesta no solo sería en estados fronterizos del norte, sino también en el sur-sureste, entidades que se quedaron rezagadas en cuanto a desarrollo económico.

“Estamos llevando el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, y el Corredor Interoceánico que puede ser un importante polo de desarrollo”, dijo el titular de Hacienda.

De estos proyectos insignia, el gobierno pretende inaugurar la refinería Dos Bocas ‘Olmeca’ el 2 de julio, y el Tren Maya y el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec a finales de 2023.