fbpx

9 de octubre 2019 | 8:48 am

México quedó en el puesto 48, entre 141 países, en el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (WEF), dos sitios por debajo de lo alcanzado en la edición anterior.

El WEF mide la competitividad usando 103 indicadores repartidos en 12 grupos o pilares, que incluyen las instituciones, las infraestructuras, la estabilidad macroeconómica o la capacidad de innovación.

En el caso de México, el puntaje alcanzado fue de 64.9. Pese a que tuvo una mejora de 0.3 puntos respecto al 2018, no se tradujo en un posicionamiento más alto en el índice debido a que otras economías mejoraron a un mayor ritmo.

“La incertidumbre y las tensiones comerciales debido a la política de comercio internacional de Estados Unidos constituyen vientos en contra de ampliar el desarrollo económico de México, reduciendo las expectativas de los líderes de negocios y, consecuentemente, su deseo de invertir”, explicó el WEF.

Respecto a la edición previa del informe, el país registró mejores en sus pilares peor calificados: instituciones, habilidades, mercado laboral y adopción de tecnologías de la información, aunque aún no son suficientes para cerrar la brecha que México tiene respecto a otras economías más competitivas.

También hubo indicadores que empeoraron, como la inflación, la esperanza de vida, que cayó 0.9 años, y la falta de mejoras en la infraestructura de transporte.

Entre las economías latinoamericanas, la mejor ubicada es Chile, en el sitio 33, gracias a un contexto macroeconómico estable y a sus mercados abiertos, detalló la organización.

En el segundo lugar de la región está México, seguido de Uruguay, en el sitio 54; Colombia, en el 57, y Brasil, en el 71.

El WEF, organizador de la conocida reunión anual de empresas y élites políticas en Davos, publica un informe anual de competitividad desde 1979, que evalúa qué economías están bien situadas para lograr aumentar su productividad. 

Singapur le quita la corona a EU

Estados Unidos cayó al segundo lugar detrás de Singapur en el informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, un deslizamiento vinculado, en parte, a las guerras comerciales del presidente Donald Trump.

Si bien el informe señaló que Estados Unidos “sigue siendo una potencia innovadora” y la segunda economía más competitiva del mundo, han surgido algunas señales de problemas, dijo el Foro.

“Es importante asegurar que los países estén abiertos al comercio”, dijo Saadia Zahidi, directora gerente del Foro, cuando se le pidió que comentara el impacto de las tarifas impuestas por la administración Trump.

Zahidi señaló la falta de “datos concretos” sobre el impacto de los aranceles estadounidenses impuestos a varios de sus principales socios comerciales, ya que la lista de productos afectados sigue siendo reducida en comparación con el comercio general.