14 de noviembre 2018 | 5:00 am

Advertisement

Estados Unidos y Canadá se encaminan a dejar atrás a México en el mercado legal de marihuana, lo cual podría representar un costo de oportunidad demasiado alto para el país.

Medir el valor del mercado ilegal de drogas resulta complicado, pero en 1998 un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo estimó en por lo menos 400,000 millones de dólares anuales, dentro del cual, el de mariguana valía unos 75,000 mil millones.

Especialistas consultados coinciden en que retrasar la regulación de esta droga, además de perpetuar la violencia y sus consecuencias sociales implicará para México perder la oportunidad de participar en un mercado que cobra más atractivo.

Hay un costo de oportunidad que implica el participar en una economía que claramente está en plena expansión y llegar tarde tendrá costos para entrar que no tuvieron quienes llegaron primero: Estados Unidos y Canadá

Alejandro Madrazo Lajous, investigador del CIDE.

En Estados Unidos, en donde en nueve estados es legal el consumo de marihuana, un informe de New Frontier Data estima que la industria del cannabis podría generar 131,800 millones de dólares en ingresos fiscales federales y crear 1.1 millones de empleos para 2025, si se legaliza para uso de adultos en los 50 estados.

Tan solo en Colorado, los impuestos, licencias y tarifas por ganancias a la mariguana han redituado en 862.28 millones de dólares desde 2014 hasta octubre de 2018.

Oportunidad de recaudación

En las últimas semanas han surgido nuevas propuestas para regularizar el consumo de la marihuana en México. Destaca la que presentó la senadora de Morena y próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

La iniciativa propone tener un mercado comercial legal monitoreado en toda la cadena de valor con base en el respeto de la autonomía de las personas y a su vez, proteger la salud ante el producto psicoactivo del cannabis.

El documento propone la creación del Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis, el cual sería un órgano descentralizado para regular, reglamentar, monitorear, sancionar y evaluar el sistema de regulación del cannabis.

El Instituto también determinaría todos los impuestos en la compra y venta de cannabis.

La aproximación tendría que ser la que opera con cualquier mercancía que está en la formalidad como el tabaco, las bebidas alcohólicas, gaseosas. Estará en un mercado legal con las condiciones que se establezca el Congreso. A partir de ese momento, viene una triple aproximación fiscal

Luis Pérez de Acha, abogado constitucionalista.

Comentó que la regulación representa una oportunidad de recaudación para México y en primer lugar, la comercialización generaría el pago del ISR ya sea que se haga por empresas o por particulares; el pago de IVA con la tasa de16%, así como un IEPS “en un monto equivalente al menos de lo que se impone al tabaco”.

Entre 2014 y octubre del 2018 el IEPS por tabaco, alcohol, cerveza y bebidas refrescantes, bebidas energetizantes, bebidas saborizadas y alimentos con alta densidad calórica le dejaron al fisco 587,421 millones de pesos, según cifras de Hacienda.

No obstante, los entrevistados indican que la recaudación del IEPS debe enfocarse en políticas de educación y prevención para evitar un mal uso de la marihuana, así como en el diseño de nuevas políticas de salud para ayudar a las personas que sufren de una adicción.

No es una droga inocua, aunque causa un daño menor que el azúcar o el tabaco. El principal efecto en mayores de 18 años es la adicción y hay afectaciones en el desarrollo cerebral entre menores de 18 años. Investigadores a nivel nacional le han encontrado más beneficios que afectaciones

Nacho Lozano, autor del libro ‘Mariguana a la mexicana’.

En México la droga ilegal más consumida es la marihuana, 8.6% de la población entre 12 a 65 años la ha consumido alguna vez en su vida, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco de 2016- 2017.

En este contexto el análisis económico muestra que prohibir tanto la producción como el consumo de cualquier mercancía para la que existe una demanda, conduce invariablemente a que individuos dispuestos a violar la ley organicen un mercado negro, de acuerdo con el estudio ‘La política de drogas en México: causa de una tragedia nacional’, coordinado por el expresidente Ernesto Zedillo.

Los riesgos del mercado y una mala regulación

Para Alejandro Madrazo, la iniciativa de Sánchez Cordero en general es positiva, ya que aborda diversos aspectos desde los clubes hasta la comercialización del cannabis, pero indica que tiene algunos problemas como dejarle al Instituto Regulador la facultad de determinar los impuestos, lo cual por disposición constitucional tiene que establecerse en una ley.

“(Además, hay que) establecer candados para evitar la integración vertical de la industria de forma que evitemos que se genere una industria muy poderosa frente a reguladores débiles como ocurrió con el tabaco y el alcohol”, dice Madrazo.

Tania Ramírez, directora del Programa de Política de Drogas en México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), coincidió en que México debe crear un modelo en el que la salud pública sea la prioridad.

El modelo mexicano tiene que alejarse del de Colorado (principalmente comercial), debe enfocarse en la salud pública, pero no necesariamente tenemos que copiar un modelo, tenemos que buscar nuestra propia fórmula

Tania Ramírez, directiva del MUCD.

Mientras tanto, las cifras oficiales y diversos estudios arrojan que, la evolución de la violencia se puede rastrear examinando las tasas de homicidios en el país.

The War Report 2017 arroja que, en 2006, las tasas de homicidios aumentaron dramáticamente con el inicio de la ‘guerra contra las drogas’ del presidente Felipe Calderón.

En números absolutos, el total de asesinatos relacionados con la guerra contra las drogas desde 2006 supera los 100,000, con lo que cataloga a México y el combate al crimen organizado como un conflicto armado no internacional.

“La prohibición viola una serie de derechos que están contemplados en la Constitución, como el derecho a la vida, salud, educación, y entre otros, el libre desarrollo de la personalidad”, dice Lozano.

En tanto, Alejando Madrazo indica que en caso de una regulación, las autoridades deberán evitar la creación de un mercado gris, esto es que la marihuana del mercado legal se mueve hacia el informal, para evitar pagar impuestos o que llegue a las manos de menores de edad.

Advertisement