3 de julio 2020 | 7:26 am

Que el presidente Andrés Manuel López Obrador logre su meta de crear dos millones de empleos es poco factible, dicen analistas, especialmente tomando en cuenta la debilidad económica por la que ya atravesaba el país antes de la pandemia y el impacto de esta en los planes de las empresas.

La afirmación de AMLO de que creará dos millones de empleos en 2020 surgió por primera vez el 5 de abril, cuando dijo que se generarían en los nueve meses restantes, pero la realidad de la pandemia dio al traste con ese pronóstico.

En abril, 555,000 trabajadores perdieron su empleo; en mayo, los afectados fueron 345,000, y en junio, según datos del presidente, se perdieron 83,000 plazas.

La cifra de dos millones de nuevos empleos surgió otra vez en el mensaje de López Obrador este miércoles, cuando celebró dos años de su triunfo electoral.

Hemos comenzado a promover la recuperación económica, mediante el apoyo a los más pobres y a las pequeñas empresas y negocios (…); se está impulsando la creación de dos millones de empleos nuevos,

subrayó el titular del ejecutivo.

Para lograr añadir esa cantidad de empleos, se deben generar 333,333 plazas laborales en cada mes del segundo semestre del año.  La creación más alta de empleos en los registros del IMSS se dio en octubre de 2017, con 194,758 empleos.

El economista en jefe de Banco Ve por Más, Alejandro Saldaña, no espera observar una recuperación laboral este año.

Parece poco probable que veamos una recuperación completa en el mercado laboral este año; por lo tanto una recuperación de empleos posiblemente la veamos en 2022 o hasta 2023,

dijo en entrevista con EL CEO.

Los pronósticos de Saldaña se basan en el pronóstico de Ve por Más de una caída del PIB de 7.1% en 2020  y un crecimiento de 1.8% en 2021, que se traducirían en la creación de entre 300,000 y 400,000 nuevos empleos el siguiente año.

Además, en un entorno de recesión económica, el mercado laboral formal puede verse frenado por el cambio de planes de las empresas, lo que obligaría a las personas a trabajar de manera informal.

La CEO de Capital FX, Tania Martínez, dijo que el panorama es incierto no sólo por la pandemia, sino porque el mercado laboral ya mostraba debilidades muy marcadas.

La pandemia vino a afectar de una forma muy importante. Con la pérdida de marzo a la fecha y el panorama hacia adelante, realmente no se ve muy positivo porque no se ve una estrategia clara del gobierno en cuanto a apoyar a las empresas para evitar más despidos,

opinó.

Martínez refirió que entre estos apoyos se pueden incluir estímulos fiscales como el aplazamiento de impuestos y que los ingresos de las empresas se destinen a pagar sueldos.

El as bajo la manga de AMLO

López Obrador ha planteado que con los programas Jóvenes Construyendo el Futuro, Mejoramiento Urbano, Sembrando Vida y la construcción del Tren Maya, la Refinería y el Aeropuerto de Santa Lucía se crearían cerca de 860,000 empleos.

Considerando además otros de los proyectos prioritarios del gobierno, como el otorgamiento de créditos a la vivienda y la construcción de caminos de cemento, se llegará a los dos millones, según el mandatario.

Pero el economista en jefe de Banco Ve por Más opina que esos proyectos no lograrán contrarrestar la pérdida ya observada.

Esos programas, esos proyectos en infraestructura pueden dar cierta contribución en el corto plazo, pero son insuficientes. Además, el tema de Jóvenes Construyendo el Futuro no se considera como empleados formales; hay que diferenciar esa parte,

agregó Saldaña.

Además, con el panorama incierto que enfrentan las empresas de cerrar definitivamente, la creación de empleos puede verse afectada, pues algunas son parte del programa del gobierno federal, planteó Martínez.

El cumplimiento de los 230,000 empleos a través de este programa (Jóvenes Construyendo el Futuro) lo veo prácticamente imposible, incluso cuando se les da la oportunidad de ingresar no es garantía de que la empresa decida crear esa vacante con todo lo que corresponde,

indicó a EL CEO Tania Martínez.

Respecto al T-MEC, dadas las condiciones actuales, el impacto será positivo, pero modesto, según Saldaña, pues la confianza empresarial es baja, lo cual limita el efecto positivo del tratado que recién entró en vigor.

En la encuesta más reciente de Banco de México sobre las expectativas de los especialistas del sector privado, 94% consideró que es un mal momento para invertir en el país y 6% dijo no estar seguro.

Ante la situación, el gobierno debe generar certidumbre y respeto al estado de derecho para captar inversiones.

“El panorama puede ser alentador y dependerá de las acciones y cómo se maneje la situación. Varias empresas de distintas industrias han propuesto al presidente, pero han sido rechazadas. El apoyo a micro y pequeñas empresas de créditos de 25,000 pesos ayuda, pero no resuelve la situación”, precisó Martínez.