litio

6 de octubre 2021 | 5:00 am

Cerrar las concesiones a empresas privadas que quieran explotar el yacimiento de litio que México tiene en el norte del país, se convertirá en una decisión económicamente inviable para la nación, ante la falta de tecnología, infraestructura y especialización para hacerlo por cuenta propia.

La iniciativa de reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) busca  establecer la explotación del litio como una actividad exclusiva del Estado mexicano. Sin embargo, el país carece de experiencia en minar, explotar y romper piedra para extraer litio.

Tenemos un yacimiento muy grande de litio, pero hacerlo económicamente viable es un reto porque habrá que pagar mano de obra y licencias ambientales

comentó Elié Villeda, experto en energía.

Te puede interesar: Reforma al sector eléctrico abona más incertidumbre 

El Ejecutivo propuso que la explotación del litio no pueda ser concesionada a particulares -con excepción de las que están ya vigentes- bajo el argumento de su importancia estratégica para la transición energética del país.

Cerrar a los privados la participación en la extracción de litio será un estancamiento porque el Estado mexicano ni va a explotarlo ni a dejar que otros lo hagan, reiteró Villeda.

“No hay un plan para que se explote. Si tuviéramos una empresa nacional minera que pudiéramos utiliza y que creara trabajos sería positivo, pero mientras no se tenga, no es positivo”, mencionó.

¿Para qué sirve el litio?

El litio es un mineral que se utiliza para almacenar energía y  hacer baterías, las cuales se  usan cada vez más para los autos eléctricos. Además, las baterías permiten bajar los costos de producción de energía, de ahí, la necesidad de explotar litio.

Si bien, el presidente lo pinta como si fuera muy fácil manejar la industria del litio, se requiere un análisis sobre dónde está la exploración, los yacimientos y a qué profundidad hay que escarbar y aquí en México, el litio está en procesos muy tempranos, destacó Villeda.

No es solo explotar el litio y que ahí se acabe el proceso. Se tiene que refinar y luego convertir en una celda de batería, de ahí se pone en un banco de baterías y se puede dar un uso final (…) Este tipo de servicios los provee justamente la tecnología de almacenamiento que vienen del litio

Puedes leer: CFE pone otra barrera a la energía renovable

El litio también se utiliza para crear vidrio, lubricantes y polímeros. Este mineral es clave para la transición energética de combustibles fósiles a tecnologías limpias a nivel global.

El litio en México

En México solo hay un yacimiento de litio que abarca los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango; dos empresas son las que tienen concesión para explotarlo: la china Ganfeng Lithium y la británica, Bacanora Lithium.

El gobierno mexicano dio permiso a estas compañías para que puedan extraer el litio de determinadas áreas a cambio de un pago acordado en un periodo establecido y con sus respectivos impuestos.

De acuerdo con datos del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI), México importó 3.68 millones de dólares en 2020 en carbonatos de litio; mientras que sus exportaciones apenas fueron de 188 dólares. 

El 68% de las importaciones de carbonato de litio provinieron de Chile con un total de 2.52 millones de dólares en 2020; mientras que el 22% de Argentina y el 9% restante provino de Eslovenia, India, Reino Unido y Estados Unidos.

De los 188 dólares que México exportó en carbonatos de litio, todo se dirigió a Perú en 2020. 

Limitarán desarrollo tecnológico

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señaló que monopolizar en el Estado mexicano la explotación del litio reduce las posibilidades de desarrollo tecnológico al cerrar la puerta a la iniciativa privada y la innovación tecnológica.

El almacenamiento eléctrico (mediante el litio) permitirá que en el futuro la energía eléctrica no tenga que generarse al tiempo que se consume, expuso el Instituto. 

Por su parte Lourdes Melgar, analista del sector energético, sostuvo en su cuenta de Twitter que la reforma constitucional pretende nacionalizar el sector minero en general.

“No es solo litio, los minerales de la transición energética incluyen litio, níquel, grafito, cobre, oro, entre otros”, escribió.