23 de julio 2019 | 5:00 am

El endurecimiento de la política migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comienza a causar estragos en algunos sectores productivos de la economía de ese país.

Los constructores de casas son los primeros en ver golpes en sus actividades.

En junio, los permisos de construcción para vivienda privada tuvieron una caída mensual de 6.1% y una baja anual de 6.6%. Mientras que la autorización de viviendas unifamiliares creció 0.4% respecto a mayo, de acuerdo con cifras del U.S. Census Bureau.

Para Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed), los constructores enfrentan factores adversos, como mayores costos de materiales y la falta de mano de obra, resultado del endurecimiento de las políticas emprendidas por el presidente de Estados Unidos.

Los constructores de vivienda sienten que han sido golpeados por una tormenta perfecta

dijo Powell en una comparecencia ante el Comité de Bancos del Senado, el 11 de julio.

Adicionalmente, los aranceles que ha aplicado el gobierno de Estados Unidos a las exportaciones chinas en mercancías como el acero, bienes de capital y materiales de construcción, también han dado otro golpe a la industria de construcción.

En mayo, el gasto en construcción cayó a 1,294 millones de dólares, desde los 1,304 millones de dólares de abril.

En junio pasado, 43,453 trabajadores latinoamericanos, entre ellos mexicanos y centroamericanos, trabajaban en Estados Unidos, un avance de 0.2% frente a mayo. No obstante, 4.3% de esta población estaba en desempleo, 0.1% más que el mes previo, de acuerdo con datos del Departamento del Trabajo.

Los inmigrantes no autorizados son parte importante del mercado laboral de Estados Unidos y constituyeron 15% de los trabajadores de la construcción en 2016, de acuerdo con un análisis del Pew Reseach Center. Mientras que, 76% de los migrantes mexicanos se emplea en este sector, de acuerdo con datos del ‘Anuario de migración y remesas 2018’, de BBVA.

La mayoría de los migrantes mexicanos y centroamericanos se emplean en el sector construcción, entonces, si crecer la fuerza laboral es complicado, trae un impacto en el sector y en los precios de casas. Por otra parte, se nota un menor empleo en construcción, y posiblemente pueda ser por una menor migración

dijo Jorge Gordillo, director de análisis económico de Ci Banco.

Cerrar el paso desde México

En junio, Donald Trump, amenazó al gobierno de México con imponer aranceles a todas las exportaciones mexicanas de hasta 25% si no detenía el flujo de migrantes centroamericanos.

Luego de un acuerdo entre ambos gobiernos, Trump decidió no cumplir su amenaza a cambio de detener los flujos migratorios.

El flujo de migrantes que pasa por México para llegar a Estados Unidos se redujo 36.2% del 7 de junio a la fecha, como resultado del programa para reforzar los controles migratorios en la frontera sur de México, dijo este lunes el canciller Marcelo Ebrard, durante su participación en la conferencia  del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En tanto, la patrulla fronteriza de Estados Unidos, de enero a junio de este año detuvo a 534,766 personas en la frontera con México, cifra que representa 34.8% del total de detenciones de 2018, que fue de 396,579.

Para los especialistas consultados, las alertas en cuanto a un retroceso en las cifras de construcción en Estados Unidos a causa del endurecimiento de la política migratoria podría verse de forma más clara hacia finales de año.

No obstante, de mantenerse este tipo de  políticas por parte del presidente de Estados Unidos, los efectos podrían llegar a otros sectores, como el de agricultura y servicios, que también tiene su base en la fuerza laboral de los migrantes.

“Podríamos pensar que ahorita con los migrantes es un factor que se esté agregando a los problemas de la construcción, que ya reportaba precios altos de materiales por los aranceles. Si se mantienen las políticas y se muestra escasez en manos de obra podremos verlo a fin de año y el sector agricultor y de servicios también estarían contaminados”, dijo Carmen Alcíbar, jefa de Análisis Económico de Grupo Bursamétrica.