21 de junio 2022 | 5:00 pm

La inversión privada no termina por encontrar las señales de confianza suficientes y superar los niveles previos desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia del país.

Incluso, previo al inicio del sexenio la inversión se vio marcada por la cancelación del aeropuerto en Texcoco a finales del 2018 y en el trayecto también fue afectada por la pandemia del COVID-19.

Hasta el primer trimestre del 2022, la inversión privada se ubicó 11.1% por debajo desde el primer trimestre del 2019, de acuerdo con los indicadores de la oferta y demanda publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El hecho de que la inversión presente estos niveles tan bajos es preocupante porque es la que tiene mayor impacto en la economía comparada con la inversión pública, dijo el economista en jefe de Invex, Ricardo Aguilar.

La inversión privada ha estado teniendo problemas para avanzar por temas de confianza y por algunos otros acontecimiento de cambio de reglas principalmente

dijo Aguilar a EL CEO. 

También lee: Comercio y servicios quitan fuerza a la actividad del país en mayo

Si se toma en consideración el máximo histórico de la inversión privada —reportado el primer trimestre de 2018— esta se ubicó, al inicio de este año, 12% por debajo.

Ven mal momento para invertir

Entre los fenómenos que han puesto cautelosos a los inversionistas en meses recientes figuró la discusión de la reforma eléctrica, que si bien al final no prosperó, imperó la cautela en el sector privado.

La cancelación de la planta de Constellation Brands en Mexicali, Baja California, a inicios de 2020 también fue un freno para revertir un poco la tendencia de la inversión privada.

Hacia adelante las señales no son alentadoras. La encuesta más reciente de Banxico, en la fracción de analistas que consideraron que es ‘mal momento’ para invertir fue de 59%; el 38% de las respuestas se inclinó a ‘no estar seguro’, y apenas el 3% refirió que es ‘un buen momento’.

Inversión pública 3.9% por debajo desde inicios del sexenio

Del lado de la inversión pública también se observan datos por debajo del inicio de esta administración. Según el INEGI, este indicador presenta una caída de 3.9%, respecto al primer trimestre de 2019.

Si se compara con su máximo histórico –en el primer trimestre de 2019— la caída es de 50.2%.

No dejes de leer: Sector automotriz y minería, los catalizadores de México en captación de IED

Para el expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Abraham E. Vela Dib, el capital físico más redituable es el que contribuye a la producción, como infraestructura básica y telecomunicaciones.

La inversión más redituable es la que incide en la productividad: educación, capital humano, investigación y desarrollo, innovación, instituciones, salud, etcétera

escribió Vela en Twitter.

Gobierno descuida inversión por apoyar a Pemex

La apuesta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por inyectar recursos públicos a Petróleos Mexicanos (Pemex) ocasionó que en el 2021, un año de reactivación económica, se descuidarán rubros prioritarios como salud, educación y electricidad.

Mientras Pemex recibió el 38.6% de la inversión física total, es decir, 267,384 millones de pesos, a la rama educativa solo se le otorgaron 1,672 millones de pesos, lo que representó una reducción de 29.5% real anual y al sector salud 15,659 millones de pesos, un nivel 29.2% menor al del 2020.

Continua leyendo: Gasto en burocracia fue 5.3 veces mayor que los recursos para inversión física