10 de septiembre 2021 | 5:00 am

La inflación subyacente mantiene el ritmo al alza y en agosto se aceleró por noveno mes consecutivo para ubicarse en 4.78%, su nivel más alto desde diciembre de 2017, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Al interior del componente subyacente, las mercancías fueron las que ejercieron más presión, al reportar un incremento de 0.70% en agosto, respecto al mes previo; mientras los servicios se incrementaron 0.12% mensual.

También lee: Inflación general se desacelera a 5.59% en agosto.

Por el lado de las mercancías, la tasa de inflación de alimentos, bebidas y tabaco, fue de 6.51% anual en agosto, desde el 6.14% en julio, lo que refleja una mayor demanda por parte de los hogares mexicanos.

Mientras que en los servicios la tasa anual llegó a 3.43% en el octavo mes del año, una reducción marginal frente al mes anterior, cuando fue de 3.46%, de acuerdo con el Inegi. 

Cambiaron nuestros patrones de consumo y eso hace que adquieras otros productos, demandas más y aumentan los precios. También los servicios, este año se tardaron en abrir (por la pandemia) y esos frenos y arranques hacen que los precios no terminen de estabilizarse por un tema de oferta,

dijo en entrevista con El CEO, el profesor del Tecnológico de Monterrey, Pablo López Sarabia

La inflación subyacente ofrece un panorama más cercano de los precios al eliminar aquellos bienes y servicios que son más volátiles, tales como los agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por distintos órdenes de gobierno; y se evalúa la evolución de las mercancías y los servicios. 

Se avecina otra alza en tasa de referencia por parte de Banxico

Con este comportamiento, se refuerza el pronóstico del mercado sobre un aumento a la tasa de referencia de Banco de México (Banxico) el próximo 30 de agosto, cuyo nivel actual es de 4.50%.

López Sarabia precisó que Banxico debe evitar la distorsión en los precios de mercancías y servicios, porque “implica un deterioro de la capacidad de compra de las personas”. 

“Es preocupante. Adicionalmente la hipótesis de Banxico sobre una inflación temporal ya no lo es y se está volviendo permanente; esto se debe a cuellos de botella como en la industria automotriz con la escasez de chips (…) y también hay problemas de logística a nivel global”, agregó López Sarabia. 

Alza mensual más alta desde 1999 

En términos mensuales, el componente subyacente subió 0.43%, respecto al mes previo, su alza más pronunciada para un mismo mes desde 1999 y parte de la presión para la economía se debe a que esta es la guía para el comportamiento de los precios en el largo plazo, destacó la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriela Siller.

Cabe recordar que la trayectoria de la inflación subyacente determina la dirección de la inflación general en el largo plazo, mientras que la no subyacente tiende a mostrar fluctuaciones significativas en el corto plazo, pero no determina la tendencia,

escribió Siller en una nota

Frente a este panorama y de mantenerse este comportamiento a Banxico lo podría llevar a aplazar sus perspectivas de la convergencia de la inflación a la meta de 3% más allá de inicios de 2023 como lo ha previsto.