11 de abril 2022 | 5:00 am

La inflación en mercancías alimentarias llegó a doble dígito en marzo, al trepar hasta 10.08% anual, nivel no visto desde enero del 2000, lo que sugiere una primera señal para materializar el plan del presidente Andrés Manuel López Obrador de controlar el precio de los alimentos.

Hace unos días, el titular del Ejecutivo dijo que, de mantenerse una inflación alta y prolongada, controlarían los precios a fin de no perjudicar el ingresos de los mexicanos, una medida similar a la que aplicó el año pasado con el precio del gas doméstico LP y recientemente en los precios de la gasolina.

Puedes leer: Hacienda mantendrá estímulo fiscal a la gasolina en Semana Santa y Pascua 

Para medir el crecimiento de la inflación de las mercancías alimentarias, Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), considera 108 genéricos en los que incluye también bebidas y tabacos.

De esta manera, en el último año, la inflación del pan, tortillas y cereales presenta un repunte de 13.22%; las carnes, 13.61%; pescados y mariscos, 12.66%, y la leche, derivados de leche y huevo, 9.74%.

Jessica Roldán, directora de análisis económico de Casa de Bolsa Finamex, consideró que estos datos  aumentan las probabilidades de que el presidente López Obrador mantenga su postura de congelar precios.

El efecto que desea (AMLO) es que los precios de ciertos productos considerados básicos no sigan aumentando y que los bolsillos de los consumidores no se vean afectados (…) Esto aumenta la probabilidad de que dichos controles de precios se implementen

dijo Roldán en entrevista con EL CEO

Avance en precios mayor a 1% mensual

No solo el dato de 10.08% anual luce complicado para los hogares mexicanos, pues a tasa mensual en enero, febrero y marzo estos han repuntado poco más de 1%, algo no observado desde diciembre de 1998 a febrero de 1999, de acuerdo con el INEGI.

Iván Arias, director de Estudios Económicos de Citibanamex, dijo que el congelamiento de precios son medidas ineficientes que provocará diversos efectos negativos para la economía mexicana.

Por un lado fomenta la aparición de mercados negros, de por sí tenemos una informalidad elevada en el país y este tipo de medidas alientan incluso su crecimiento; también desinventiva la producción

subrayó Arias en videoconferencia.

Arias indicó que ante una mayor informalidad —en la que laboran 30.6 millones de mexicanos— las arcas del gobierno podrían verse afectadas en cuanto al cobro de impuestos, en medio de un panorama en el que las autoridades han reconocido la posibilidad de recaudar menos a lo esperado.

Sin señales para desacelerar

Los precios de los alimentos, bebidas y tabaco forman parte del componente subyacente de la inflación, que en marzo se aceleró por décimo sexto mes consecutivo a 6.78% anual, su mayor nivel desde abril de 2001.

Las mercancías alimenticias (…) el primer subcomponente de la inflación subyacente (mercancías alimenticias, no alimenticias, servicios de vivienda, educación y otros) que alcanza un nivel de doble dígito desde agosto del 2003

escribió en una nota la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriela Siller

Este componente es de los más relevantes en la evaluación que realiza Banco de México (Banxico), pues excluye a los bienes y servicios más volátiles como los agropecuarios y energéticos y tarifas del gobierno, y marca la tendencia de la inflación en el largo plazo.

Tan solo en el primer trimestre del año, la inflación subyacente promedió 6.53% y para el segundo trimestre el banco central prevé que promedie 6.70% y a partir de la segunda mitad del año desacelere.