21 de febrero 2022 | 5:00 am

Advertisement

Elizabeth Albarrán y Jessika Becerra

El ingreso que obtiene el gobierno por el cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en la gasolina y el diésel podría regresar a saldo negativo, ante el incesante aumento de los precios del petróleo a nivel mundial y que orilla a la Secretaría de Hacienda a reducir el cobro de este gravamen.

 Es muy probable que ya no le falte mucho, si sube más el precio del petróleo, el IEPS va a ser negativo sobre todo si se quedan con la idea de tener fijo el precio de la gasolina

dijo en entrevista Enrique Cárdenas, economista del ITAM y autor del libro El largo curso de la economía mexicana: de 1780 a nuestros días.

A partir del 2015, las finanzas públicas comenzaron a registrar un saldo positivo en los ingresos que obtiene por el cobro del IEPS a gasolina, pues anteriormente se daba un subsidio a los precios que beneficiaba principalmente a los deciles más altos de la población mexicana. 

No te pierdas: Pemex, el más sacrificado si se paralizan las exportaciones de petróleo

En dicho año se estableció el estímulo fiscal que permitió bajar o subir la cuota del IEPS, con el fin de que los consumidores no absorbieran por completo la volatilidad de los precios internacionales del crudo ni del tipo de cambio. 

De esta manera, si la recaudación del IEPS se ubicara en terreno negativo, se rompería una tendencia de siete años consecutivos con un saldo positivo. 

Ingresos petroleros ayudarán, pero persiste distorsión del precio

Si bien el saldo negativo en la recaudación del IEPS puede ser compensado por los ingresos petroleros que registre el gobierno, existe un problema de fondo: que los precios no están reflejando las condiciones del mercado, expuso Cárdenas.

 Cuando los precios no reflejan su costo, es decir, lo que realmente valen, existe una distorsión y esto provoca a sobreconsumos y subconsumos de los bienes de los precios que están siendo manipulados

Para Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, si el precio del barril llegara a los 100 dólares se tendrían ingresos adicionales de 600,000 millones de pesos, pues Hacienda estimó un precio de 55 dólares el barril. 

Lee: Gobierno descuida la inversión física por apoyar a Pemex; cae 12.2% en 2021

Sin embargo, pese a estos ingresos adicionales, las finanzas públicas tendrán un desequilibrio por parte de los ingresos tributarios, los cuales se calcularon con un crecimiento del PIB del 4.1%, pero el consenso del mercado apunta a un avance de 2%.

Por cada punto porcentual que no se materialice del crecimiento de la economía, el gobierno pierde alrededor de 45,000 millones de pesos de tributos

expuso Campos.

Tensión Rusia-Ucrania podrían disparar más los precios

Los precios del crudo a nivel mundial venían recuperándose de una mala racha por efecto de la caída de la demanda, pero las tensiones entre Rusia y Ucrania podrían acelerar y disparar el precio de este combustible.

Durante 2019, antes de la pandemia, el WTI, que es la principal referencia de la mezcla mexicana, presentó un precio promedio anual de 56.99 dólares el barril y en 2020, el año más álgido de la pandemia se ubicó en 39.65 dólares el barril.

Puedes leer: Pemex pagó el monto más alto en intereses de de la deuda desde 1990

Fue tan duro el golpe de la pandemia sobre la oferta y demanda, que el día 20 de abril del 2020 el precio del WTI se ubicó en terreno negativo, en -37.63 dólares. 

Ya en 2021 y con una reapertura paulatina a nivel global, los precios del petróleo comenzaron a recuperarse, de hecho, en todo ese año cerraron en un promedio anual de 68.08 dólares el barril. 

Solo en el mes de enero del 2022, el precio del WTI cerró en un promedio de 88.15 dólares y en el pasado viernes 18 cerró en 91.07 dólares.

Gobierno contempló alza en precio, pero se quedó corto

Para Manuel Guadarrama, coordinador de finanzas públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) el gobierno tenía contemplado el aumento de los precios del petróleo y el estímulo que podría brindar; sin embargo, sus estimaciones se pudieron quedar cortas.

 El aumento de los precios sí puede meter en aprietos las cuentas que originalmente se habían contemplado en el marco macroeconómico. Si bien sí se había contemplado un precio mayor del petróleo, quizá no fue de estas dimensiones ni por un tiempo tan prolongado, entonces, esto sí podría crear desajustes en las finanzas públicas

Desde el sábado 12 de febrero, Hacienda no está cobrando la totalidad del IEPS en la gasolina Magna, que es de 5.49 pesos el litros; mientras que por Premium y diésel cobrará 0.80 pesos y 0.70 pesos, respectivamente, cuando el techo de IEPS de la gasolina roja es de 4.64 pesos y de 6.04 pesos en diésel.

El IEPS fue creado en 1980 cuando México destacaba por su bonanza petrolera, pero cada administración ha establecido diferentes reglas, por lo que en ocasiones se traduce en un subsidio y en otras en estímulo fiscal, de acuerdo con Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey. 

Advertisement