fbpx

9 de abril 2019 | 5:00 am

Las metas de disciplina fiscal que se ha impuesto la Secretaría de Hacienda, comandada por Carlos Urzúa, allanan el camino para que Banco de México reduzca su tasa de interés referencial.

En la última reunión de política monetaria, la Junta de Gobierno de Banco de México decidió de manera unánime mantener la tasa de interés en 8.25%, la más alta desde 2009, debido a que aún detecta presiones para los precios.

Hacienda, por su parte, delineó duras metas de disciplina fiscal para 2019 y 2020. Ante una menor expectativa de crecimiento para este año espera menores ingresos y, por lo tanto, un recorte en el gasto equivalente a 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB), con respecto a lo aprobado. Además, mantuvo su meta de un superávit primario de 1% del PIB. Para el próximo año la meta aumentó a 1.3%.

Lo anterior, mientras que la economía mexicana se desaceleró en 2018 al registrar un crecimiento de 2% desde 2.1% de un año previo, de acuerdo con datos del INEGI.

La economía se desaceleró bruscamente a fines de 2018 y sigue siendo débil. La combinación de política fiscal y monetaria parece demasiado ajustada dada la debilidad de la actividad económica y el débil entorno externo (…) Banxico podría aflojar la mezcla al retirar cierta restricción de la política monetaria

escribió en un reporte Carlos Capistrán, economista para México y Canadá de Bank of America-Merril Lynch.

Comentó que, en parte esto se debe a la incertidumbre sobre las políticas de Andrés Manuel López Obrador y su implementación, en particular en Pemex.

La última encuesta de expectativas de Citibanamex arrojó que para 2019 los especialistas esperan un crecimiento de 1.5 y 1.8% para 2020. Para la inflación general y subyacente prevén 3.69% y 3.50%, respectivamente, para este año.

No obstante, el consenso de los analistas aún ve poco probable que Banxico reduzca el precio del dinero pronto, por lo menos en la primera mitad del año.

La inflación ha mostrado cierta tendencia de baja. Pero existen aspectos que mantienen atentos a Banxico y por lo tanto no habría movimiento de bajas en las tasas de interés en el futuro previsible

escribió David Rosenbaum Mohar, analista económico en Invex.

Estos aspectos se concentran, principalmente, en factores estructurales que no permiten que la inflación subyacente –la que elimina los precios más volátiles–, no muestre una mayor desaceleración. “Es decir que a pesar de que la economía crece menos, los precios de mercancías y servicios tienen cierta resistencia a mostrar disminuciones”, agrega Rosenbaum.

La mediana de los analistas consultados por Banxico y Citibanamex espera que la tasa cierre este año en 8.0%.

La firma británica Capital Economics prevé un recorte de 75 puntos base para llevar la tasa a 7.50% este año, con la primera baja en el tercer trimestre de 2019 y además prevé una ajuste de otros 100 puntos base en 2020.

Los mercados se han volcado a nuestro punto de vista recientemente, pero aún son más agresivos que nosotros al anticipar que las tasas finalizarán el próximo año en 7.25%

Capital Economics.

Por lo pronto, las últimas cifras de la economía mostraron que el consumo aumentó 2.2% anual en enero después de una caída anual de 0.6% en diciembre y la Inversión Fija Bruta creció 1.1% anual, después de una caída de 6% en diciembre.