8 de julio 2021 | 10:00 am

Los subgobernadores de Banco de México (Banxico) Galia Borja y Gerardo Esquivel votaron por mantener sin cambios la tasa de referencia en la decisión publicada el pasado 24 de junio.

Borja y Esquivel consideraron que la tasa se debía mantener en 4%, pero Alejandro Díaz de León, Irene Espinosa y Jonathan Heath inclinaron la decisión a un aumento de 25 puntos base a 4.25% con una votación 3-2, un movimiento que tomó por sorpresa al mercado.

De acuerdo con la minuta de la reunión difundida el jueves, Borja consideró que las presiones inflacionarias están asociadas a problemas en la oferta y cambios en patrones de consumo atribuibles a la pandemia, lo que será difícil resolver solamente a través de la política monetaria. 

“Es razonable concluir que sean transitorias y disminuyan con el tiempo, siempre que las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas”, señaló. 

La subgobernadora, quien asumió el cargo en enero de este año, dijo que no hay evidencia de que las expectativas de mediano y largo plazo sobre la inflación se hayan visto afectadas ante los choques y existe congruencia con el horizonte en el que opera la política monetaria.

Ante un panorama incierto, el endurecimiento  en la política monetaria puede verse como un cambio en el ciclo y no como un refuerzo de la postura actual, lo cual puede afectar las condiciones financieras.

En mi opinión, y dado el ciclo no tradicional que enfrentamos, la mejor manera de cumplir con nuestro objetivo constitucional es siendo consistentes con nuestra comunicación y enfoque de política monetaria, el cual se ha caracterizado por ser prudente, cauteloso, gradual y predecible,

planteó Borja

La publicación de la minuta se dio horas después de que se difundió el dato de inflación de junio que llegó a 5.88%, sin cambios respecto a mayo. 

Decisión precipitada: Esquivel

Por su parte, Gerardo Esquivel subrayó que el incremento de la tasa de referencia fue precipitada a pesar de que se encuentra por encima del rango objetivo de Banxico que es de 3% +/- un punto porcentual.

Esto, según el subgobernador, se debe fundamentalmente a efectos de base de comparación y a factores del lado de la oferta.

“Esto implica dos cosas: primero, que dichos efectos son de naturaleza transitoria y, segundo, que la política monetaria poco puede hacer frente a ellos”, señaló Esquivel. 

La decisión por mayoría indica un “cambio abrupto en la narrativa” y envía una señal poco predecible y errática de Banxico, debido a que analistas no esperaban el incremento en esa reunión. 

Ahora, el mercado prevé que la tasa de referencia cierre el año en 5%.

Esquivel coincidió con Borja en los efectos que puede traer el aumento de la tasa de referencia e indicó que puede ser “contraproducente sobre la inflación y sus expectativas al sugerir que los choques son de una naturaleza más permanente” 

(Esto) podría incidir negativamente en el proceso de formación de precios,

señaló Esquivel