14 de abril 2020 | 8:07 am

En medio de la pandemia de COVID-19 que afecta al mundo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado sus expectativas de crecimiento económico.

Para México, el organismo espera una contracción económica de 6.6%, una baja de 7.6 puntos porcentuales frente a lo estimado en enero, mientras que para 2021 estima una recuperación de 3%.

El mundo ha cambiado radicalmente en los últimos tres meses, el mundo ha entrado en un gran confinamiento. Se trata de una crisis sin precedentes, hay considerable incertidumbre

dijo en conferencia de prensa, Gita Gopinath, economista en jefe del FMI.

En este escenario, el FMI prevé que la economía mundial descenderá 3% este año, un recorte de 6.3 puntos porcentuales respecto a enero pasado. Para 2021, prevé una recuperación de 5.8%, aunque los riesgos están sesgados a la baja, y todo dependerá de la duración y contención de la pandemia.

“Esto hace que este gran confinamiento sea la peor recesión desde la Gran Depresión, dejando muy atrás a la crisis financiera mundial (de 2008)”, dijo Gita Gopinath.

Entre las medidas que los países deben implementar para combatir al virus, la economista en jefe del FMI dijo que, en cuestión de salud, al contener la propagación del COVID-19 mediante el confinamiento, esto ayuda a los sistemas sanitarios hacer frente a la enfermedad, lo cual a su vez permite reactivar la actividad económica, en ese sentido es falsa la disyuntiva de salvar vidas o preservar los medios de vida.

En este contexto, Gopinath llamó a los países a abstenerse de aplicar restricciones al comercio de suministros médicos, por el contrario, dijo que deben haber un esfuerzo mundial para garantizar que todos los países tengan acceso a vacunas y terapias que se desarrollen para combatir al virus.

“Mientras las economías estén paralizadas las autoridades deben garantizar que la gente pueda cubrir sus necesidades y que las empresas puedan reactivarse una vez que hayan pasado las fases agudas de la pandemia, las sustanciales políticas fiscales, monetarias y financieras que ya muchas autoridades han adoptado de manera oportuna y focalizadas, como garantías de crédito, servicios de liquidez, etcétera, han sido un salvavidas para hogares y empresas y debe continuar en la fase de contención”, recomendó Gopinath.

Pero una vez pasada la fase más aguda, las autoridades deben elaborar planes para la recuperación, conforme se levanten las medidas de contención las políticas deben pasar a impulsar la demanda, incentivar la contratación en empresas y sanear los balances en el sector público y privado. “Un estimulo fiscal coordinado entre los países que disponen de espacio fiscal potenciara los beneficios y ventajas para todas las economías”.

De acuerdo con Gopinath, hay algunas señales esperanzadoras de que esta crisis sanitaria llegará a  su fin en los siguientes meses,  ya que los países están logrando contener el virus, gracias alas practicas de distanciamiento, pruebas y rastreo de contactos de personas infectadas, y hay expectativas de que los tratamientos y vacunas contra el virus se desarrollen más pronto de lo previsto.

No obstante, reconoció que, mientras tanto “la incertidumbre de lo que vendrá después es enorme”, por lo que  las respuestas de políticas a escala nacional e internacional  tienen que ser contundentes, desplegadas con rapidez y recalibradas sin demora, según se disponga de nuevos datos.

“La valiente actuación de médicos y enfermeros en todo el mundo debe inspirar a las autoridades a hacer lo suyo”.

En tanto, para la economía de Estados Unidos, el principal socio comercial de México, el FMI estima una caída de 5.9%, y una recuperación de 4.7% para 2021. Mientras que para las economías avanzadas en su conjunto prevé una baja de 6.1%.

Para las economías emergentes, la contracción se prevé en 1%, con China e India con un crecimiento de 1 y 1.2%, respectivamente.

Informalidad

Factores como la informalidad hacen mas difícil para cualquier país enfrentar la crisis generada por el nuevo coronavirus, ya que la contención afecta a los trabajadores que viven al día en diversos sectores, por lo que Gopinath, dijo que los gobiernos deben pensar en soluciones innovadoras.

Es aquí en donde hay que pensar en soluciones innovadoras, los países tienen programas de asistencia social, de modo que deben ampliar el alcance de esos programas, usar los esquemas ya existentes para llegar a estas personas con dinero cuanto antes, es una crisis que afecta muy seriamente a los más pobres, hay que pensar cómo hacerles llegar efectivo

Las proyecciones de FMI para México también contemplan una tasa de desempleo de 5.3% para 2020 y 3.5% para 2021. Así como un déficit en la cuenta corriente de 0.3% en 2020 y una inflación de 2.7%.

Por otro lado, la economista en jefe del FMI, dijo que dada la extrema incertidumbre, también tienen considerado un escenario más adverso en caso de que la pandemia se prolongue hacia 2021.

Si la pandemia no cede en la segunda mitad del año, como es el escenario base, y eso prolongue la contención, empeore las condiciones financieras y cause mas interrupciones en las cadenas mundiales de suministro, en tal caso el PIB mundial se contraería 3% adicional en 2020 y si la pandemia se prolonga más este año llegando hasta 2021, podría contraerse 8% adicional con respecto al escenario base del FMI.