fbpx

9 de octubre 2019 | 2:57 pm

Los miembros de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) están preocupados por una desaceleración de la economía, pero están cada vez más divididos sobre cuál debe ser el curso de las tasas de interés, de acuerdo con las minutas de la más reciente reunión de política monetaria del banco central.

En la reunión del 17 y 18 de septiembre, los integrantes de la Fed decidieron reducir la tasa de referencia de préstamos a un día en un cuarto de punto porcentual a entre 1.75% y 2%, en una votación de 7-3.

“La mayoría de los participantes creía que una reducción de 25 puntos básicos en el rango objetivo para la tasa de fondos federales era apropiada”, según las actas de la reunión.

Pero ahí es donde acaba el consenso. Si bien todos se mostraron más preocupados por los riesgos de las guerras comerciales -particularmente con China-, la desaceleración del crecimiento global y otros eventos, como el Brexit, discreparon sobre su significado para Estados Unidos.

Varios miembros consideraron prudente que la Reserva Federal reduzca las tasas ahora para protegerse de los riesgos, mientras que otros dijeron que el panorama económico actual de Estados Unidos no justifica un recorte de tasas.

A la luz de una tasa neutral y una baja en la inflación por debajo del objetivo de 2% durante varios años, algunos participantes expresaron su preocupación de que la política (monetaria) dé espacio para reducir la tasa de los fondos federales en respuesta a futuras recesiones,

se lee en el documento publicado este miércoles.

Varios de los miembros señalaron que “los modelos estadísticos diseñados para medir la probabilidad de recesión, incluidas las basadas sobre la información de la curva de rendimiento, sugirió que la probabilidad de que ocurra una recesión en el medio plazo había aumentado notablemente en los últimos meses.”

La Fed ha bajado los costos de los préstamos dos veces este año, después de haber aumentado las tasas de interés nueve veces desde 2015. Las proyecciones que acompañaron la declaración de septiembre mostraron profundas divisiones sobre el curso a seguir entre los responsables de la política monetaria.

Economistas estiman que el ritmo de crecimiento del PIB en el tercer trimestre sea el menor del año pero, aún así, será solido. Ese punto de vista es compartido por integrantes del comité de política monetaria del banco central que fija las tasas de interés.

En la reciente reunión varios “coincidieron en que el gasto de los consumidores estaba creciendo a sólido ritmo”, según la minuta.

Pero muchos marcaron que las empresas están asustadizas y han detenido las inversiones. Eso puede “reducir la contratación de trabajadores, lo cual, a su vez, puede empantanar el crecimiento del ingreso y del consumo”.

“En general los participantes juzgaron que desde la reunión de julio han aumentado los riesgos para las perspectivas económicas”, indica el documento.

Tras la reunión de septiembre de la la Fed, el Departamento de Comercio reportó que crecimiento anual del gasto de los consumidores fue el más tenue en un año.

También, datos del Departamento de Trabajo mostraron este miércoles una debilidad en la demanda de trabajadores en ese mes.

De momento las perspectivas siguen siendo buenas, datos económicos más débiles acechan el horizonte, precisan las minutas.

Con información de AFP y Reuters