5 de julio 2021 | 5:00 am

Elizabeth Albarrán y Miguel Moscosa 

El acuerdo entre 130 países para establecer un impuesto mínimo del 15% a las utilidades de empresas multinacionales, no representa un riesgo para México al momento de que empresas como Amazon, Uber y Netflix quieran invertir en México. Por ello, la Secretaría de Hacienda no prevé reducir el 30% del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que se cobra actualmente. 

 

La estrategia es que los 130 países se comprometan a cobrar por lo menos el 15%, eso significa que México que cobra el 30% de ISR, puede cobrar entre 15 y 30% y esa es una definición de política que todavía hay que evaluar, pero no estamos pensando en este momento reducir la tasas para corporativos globales al 15%

 dijo en entrevista el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio. 

 

Si la empresa es mexicana y tiene su base en México va a tener que seguir pagando el 30% del ISR; en tanto, los corporativos globales -que no solo son plataformas digitales- en dado caso que cumpla con los criterios que se están discutiendo, deberán pagar por lo menos el 15% sobre aquellas utilidades adicionales, expuso el funcionario a EL CEO. 

¿Impuesto a multinacionales podría inhibir más la IED?

El impuesto corporativo del 15% se aplicaría a nivel federal y se podría incluir en la Ley del ISR de la miscelánea fiscal 2022, con lo que sí tendría que haber una reforma para adecuar la manera en que se aplicará dicho gravamen. 

Para aterrizar la aplicación de este impuesto, si una empresa global tuvo una actividad económica en México, pero su sede está en Estados Unidos, México tendría derecho o la potestad tributaria para gravar las utilidades adicionales.

Yorio descartó que este impuesto inhiba la inversión en México, pues desde hace muchos años, no se utilizan incentivos fiscales para atraer más inversiones al país, con lo que no ven necesario ajustar las tasas que se cobran de ISR. 

 

Recaudación dependerá de las utilidades

Con la aplicación del impuesto mínimo global, los ingresos tributarios tendrían ingresos adicionales de 30,000 millones de pesos. Esta cantidad dependerá del nivel de utilidades que generen las empresas, detalló el subsecretario de Hacienda.

El monto al que llegó Hacienda es resultado de los dos pilares del  acuerdo al que llegaron 130 países de la OCDE hace unos días y que se debatirá el 9 y 10 de julio entre los miembros del G20.

Yorio señaló que el pilar uno se refiere a cuáles son las utilidades adicionales que van a generar las empresas que cumplen con los criterios acordados, como el caso de empresas que tienen arriba de 20,000 millones de euros en ingresos netos y utilidades por cuanto menos 10%.

La base gravable son las utilidades que estén arriba de ese 10% que son utilidades adicionales, son esa bolsa de 500,000 millones de dólares que hablamos (…) del pilar uno tendríamos alrededor de 20,000 millones de pesos

 dijo Yorio.

Sobre esa bolsa, dijo Yorio, lo que acordaron los países es que solo se podrá gravar entre el 20% y el 30% de esos 500,000 millones de dólares que dan como resultado entre 100,000 y 150,000 millones de dólares “y esto se reparte entre todos los países donde las plataformas digitales tienen negocios”.

También lee: lo que queda por hacer tras acuerdo en la OCDE

Pilar dos, clave para recaudación tributaria

En el pilar dos ya entra el impuesto a corporativos tanto digitales como no digitales con la tasa de 15% y se generarían los 10,000 millones de pesos restantes.

Para este segundo pilar, la OCDE definió las Reglas Globales Anti-Erosión de la Base fiscal (GloBE, por sus siglas en inglés) que se aplicarán a las empresas multinacionales que alcancen el umbral de 750 millones de euros.

Entre las GloBE se acordó la Regla de Inclusión de Ingresos (IIR, por sus siglas en inglés), que los países pueden imponer un “impuesto complementario a una entidad matriz con respecto a los bajos ingresos gravados de una entidad constituyente”.

Las entidades gubernamentales, organizaciones internacionales, organizaciones sin fines de lucro, fondos de pensión o fondos de inversión que sean entidades matrices últimas de una multinacional o cualquier vehículo de cartera utilizado por dichas entidades, organizaciones o fondos no están sujetos a las reglas GloBE.

Yorio consideró que la cifra puede variar, pero es una cifra realista y puede ser más.

“¿Cuánto puede variar? Va a depender del nivel de actividad económica que reporten estas plataformas y cuánto de esas actividades generan utilidades adicionales. Creemos que 30,000 millones de pesos es una cifra realista, obviamente podría ser más”, indicó Yorio.

El funcionario agregó que la aplicación de este impuesto es una estrategia que se discutía antes del COVID-19, con lo que está  más enfocada a combatir la elusión y evasión fiscal que a recaudar. “Este impuesto no necesariamente está relacionado con COVID-19 y la demanda de mayores recursos, sí ayuda, pero no no es el motivo principal”.