Ciudad de México

23 de agosto 2019 | 6:20 am

Nota del editor: noticia actualizada a las 15:35 horas

La economía mexicana en el segundo trimestre finalmente no avanzó.

El Producto Interno Bruto (PIB) en el periodo abril-junio tuvo un cambio de 0% frente al periodo previo, de acuerdo con cifras revisadas y publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) este viernes.

En información preliminar, el instituto había informado que la economía había avanzado 0.1% en el periodo.

Actividades primarias con peor caída desde 2011

Al interior del indicador, las actividades primarias o agropecuarias se contrajeron 3.4%, la mayor caída desde el cuarto trimestre de 2011, cuando el retroceso fue de 5.5%, de acuerdo con cifras desestacionalizadas.

Las actividades secundarias o industriales decrecieron 0.2%, con lo que se hilaron tres trimestres con caídas.

Mientras que las actividades terciarias o de servicios avanzaron 0.2%, luego de haberse contraído 0.3% en el trimestre previo.

Débil avance a tasa anual

Frente al mismo periodo del año pasado, la economía avanzó 0.3%, el desempeño más débil para un segundo trimestre desde 2009, cuando cayó 7.8% en medio de la crisis económica mundial.

Por grupos de actividad, el PIB de las actividades primarias creció 1.7%, lo que representó su menor expansión desde la caída registrada en 2011 de 12.7%.

En tanto, el PIB de las terciarias avanzó 1%, el peor desempeño para un mismo periodo luego de la contracción de 6.9% en 2009.

Mientras que las actividades secundarias descendieron 1.7%, la mayor contracción para un mismo periodo desde 2009, cuando la caída fue de 9.5%.

Se revisó a la baja en una décima la estimación inicial del PIB del segundo trimestre. Pero aun así se evita una recesión técnica para los que la definen como dos trimestres de caídas continuas. Lo que sí es que se confirma el estancamiento económico,

dijo el analista de CI Banco, James Salazar, consultado por Reuters.

El Inegi también publicó este viernes el dato para junio del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), una herramienta que mide la economía en términos mensuales.

El indicador avanzó 0.2% en junio, tras haber tenido un nulo crecimiento en mayo, pero no fue suficiente para lograr cifras positivas en el segundo trimestre.

La economía mexicana aún no toca fondo

El dato definitivo del segundo trimestre muestra que la tendencia de la desaceleración se mantiene, y lo peor es que no hay señales de que mejore la economía en el tercero, consideró el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz.

Esta situación lo más probable es que se prolongue por lo menos hacia el tercer trimestre del año. Habrá qué esperar qué ocurre en Estados Unidos y la Unión Europea por la desaceleración que allá se dé, Alemania practicamene ya está en una recesión. (Estos factores externos) podrían provocar que esta situación en México se prolongue aún más,

opinó el economista en entrevista para EL CEO.

Agregó que la tendencia de los ciclos indican hacia dónde se dirige la economía, y mexicana todavía no toca fondo.

Dijo que algunos indicadores para julio dan señales de que la desaceleración se prolongará, como la pérdida de 4,037 empleos permanentes ante el IMSS, la mayor caída para ese mes desde 2009, y la moderación de la inflación general a 3.78% (la más baja desde diciembre de 2016), producto de un debilitamiento de la demanda.

La economía mexicana sigue por debajo de su capacidad potencial de crecimiento, que es de alrededor de 2.5% y sigue perdiendo fuerza,

sostuvo el especialista.

Reiteró que el retroceso de la actividad industrial (con tres trimestres al hilo con caídas tanto en su comparativo anual como trimestral) está impactando al sector servicios.

“El debilitamiento de una buena parte del sector servicios, como el comercio al por mayor o los servicios corporativos y los educativos (…) ya también tienen tasas negativas, que en un momento dado muestran que el impacto de la desaceleración ya llegó al mercado interno”, agregó De la Cruz.

Insistió en que se requiere un plan emergente para invertir en infraestructura y proyectos productivos, en particular en construcción y minería.

AMLO mantiene su estimado de 2%

El presidente Andrés Manuel López Obrador mantuvo este viernes su estimado de crecimiento de 2% para la economía en todo 2019.

De gira por Tabasco, el Ejecutivo insistió en que la economía va bien y reiteró que su gobierno apuesta más al desarrollo que al crecimiento.

Crecer puede ser que beneficie a un pequeño grupo (…), ahora hay más y mejor distribución del ingreso abajo. La gente tiene mayor poder adquisitivo, por eso no me preocupa mucho (el dato del Inegi),

dijo el presidente en su conferencia matutina desde la entidad.

Al respecto, De la Cruz dijo que la economía tendría que crecer casi 4% en lo que resta del año para alcanzar ese objetivo de 2%, algo prácticamente imposible dada la tendencia observada.

Agregó que el organismo que preside mantiene su estimado de 0.5% para todo 2019, pero que probablemente se ajuste a la baja cuando se analice el reporte de finanzas públicas a julio, que se publicará la próxima semana.

Banco de México recortó este mes su tasa clave de interés por primera vez en cinco años a 8%, en una decisión dividida, citando menores presiones inflacionarias, pero advirtiendo sobre los riesgos para la economía derivados de un entorno de marcada incertidumbre global.

El jefe del banco central, Alejandro Díaz de León, dijo esta semana que el país está enfrentando un entorno de desaceleración mayor a la anticipada que ha llevado a que el crecimiento esté por debajo de su potencial de largo plazo, en un entorno externo de debilitamiento económico que no ayuda.

El gobierno de López Obrador ha desestimado preocupaciones de analistas sobre la debilidad de la economía.

Pese al optimismo presidencial, la Secretaría de Hacienda lanzó a fines de julio un plan para estimular la actividad económica al cual destinó 485,000 millones de pesos adicionales a lo aprobado en el presupuesto 2019 para proyectos de infraestructura y adelantar licitaciones.

Con información de Francisco Rivera y Reuters