Billetes de peso y dólar

26 de septiembre 2019 | 7:25 am

Malas noticias para el inicio del tercer trimestre del año: la economía mexicana se contrajo en julio.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), una herramienta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) para medir la expansión de la economía de manera mensual, descendió 0.1% respecto al periodo previo, de acuerdo con cifras desestacionalizadas publicadas por el instituto este jueves.

Al interior del indicador, las actividades secundarias o industriales retrocedieron 0.4%, luego de un avance de 1.1% en junio, mientras que las actividades terciarias o de servicios se contrajeron 0.1%, igual que en el mes previo.

Las actividades primarias, o aquellas relacionadas con el sector agropecuario, se expandieron 3.5%, tras una caída de 1.8% en el periodo previo.

Caída más profunda desde 2009 a tasa anual

Respecto al mismo mes del año pasado, el IGAE descendió 0.6%, una baja idéntica a la de marzo pasado, pero es la caída de mayor magnitud a tasa anual desde noviembre de 2009, cuando la contracción fue de -1.8%.

Al interior del indicador, las actividades secundarias descendieron 2.8% e hilaron nueve meses con caídas.

En tanto, las actividades terciarias avanzaron 0.2%, menor a la tasa de 0.9% de junio y la segunda más moderada en lo que va de 2019.

Las actividades primarias avanzaron 4.1%, superior al 2.8% de junio e hilaron nueve meses con tasas anuales positivas.

Lo anterior es evidencia de que el crecimiento económico de México siguió presionado a la baja al comienzo del tercer trimestre,

consideró Banco Base en un análisis publicado este jueves.

El grupo financiero indicó que será clave el dato sobre la actividad industrial en agosto, a publicarse el 11 de octubre, con el que se podría confirmar la tendencia a la baja de este sector y su probable impacto sobre el crecimiento económico del tercer trimestre.

El grupo financiero Ve por Más no descartó una mejora marginal durante la segunda mitad del año, a pesar de que persisten diversos riesgos para la economía mexicana, como la moderación de la actividad industrial en Estados Unidos.

Lo anterior condicionado a que se estabilice la producción de petróleo; menor subejercicio del gasto público; moderación en la caída en la inversión ante disipación parcial de incertidumbre y reducción del costo financiero; y que las exportaciones sigan creciendo,

apuntó en un análisis.

La economía mexicana se estancó en el segundo trimestre del año respecto al periodo previo, y a tasa anual tuvo un avance de 0.3%, el crecimiento más moderado para un segundo trimestre desde 2009.

Grupos de análisis y organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han reducido sus expectativas para la expansión de la economía mexicana en 2019.

En los Criterios Generales de Política Económica 2020, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador redujo su previsión de crecimiento para 2019 a un rango de entre 0.6 y 1.2%, menor al 2% que esperaba el mandatario.

El Banco de México, que este jueves publica su decisión de política monetaria, en la que se prevé un recorte a su tasa clave para dejarla en 7.75%, redujo en agosto su estimado de expansión de la economía en 2019 a un rango de entre 0.2 y 0.7%, desde un estimado previo de 0.8 y 1.8%.