fbpx

5 de junio 2019 | 7:19 pm

México tiene que ser optimista en las negociaciones con Estados Unidos para intentar disuadirlo de que imponga aranceles a las importaciones de los productos mexicanos a partir del próximo lunes, dijo este miércoles el canciller Marcelo Ebrard, aunque también admitió que “está difícil” encarar el reto.

El funcionario habló durante una conferencia posterior al encuentro de alto nivel con funcionarios estadounidenses en Washington.

Agregó que no se desecharon posturas de ninguna de las partes en las conversaciones y que el diálogo estuvo enfocado en migración.

México reconoce que la situación en la frontera con Estados Unidos, adonde en los últimos meses llegaron cientos de miles de migrantes, no puede seguir así, declaró Ebrard.

El punto de partida es que ambas partes reconocemos que la situación actual no se puede mantener como está. ¿Por qué? Porque vimos los reportes de los números y efectivamente los flujos están creciendo demasiado,

expuso el canciller Ebrard.

Trump ve avances, pero “no lo suficiente”

El presidente de Estados Unidos afirmó que se lograron avances en las conversaciones y que las reuniones continuarán el jueves, pero que si no se alcanza un acuerdo, el lunes entrarán en vigor las barreras del 5% sobre bienes mexicanos.

La semana pasada el mandatario anunció la aplicación de tarifas graduales a partir del 10 de junio hasta llegar al 25% como medida de presión para que México detenga el flujo de migrantes indocumentados hacia Estados Unidos.

Las discusiones de inmigración en la Casa Blanca con representantes de México han terminado por el día. Hubo avances, pero no lo suficiente!,

dijo Trump en una publicación en Twitter.

“Las conversaciones con México se reanudarán mañana con el entendimiento de que, si no hay un acuerdo, los aranceles de un nivel de 5% entrarán en vigor el lunes, con aumentos mensuales como está programado”, agregó el presidente.


Trump criticó las cifras de migrantes detenidos en la frontera sur de Estados Unidos.

“Los arrestos en la frontera en mayo fueron de 133,000 debido a que México y los demócratas en el Congreso se niegan a dar presupuesto para una reforma de inmigración”, escribió en su cuenta de Twitter.

Este miércoles, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, publicó una gráfica de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP en inglés) que muestra que la cifra de mayo representa casi el triple de hace un año.

La patrulla fronteriza dijo que el ritmo de llegada de los indocumentados, que ascienden a 677,000 desde octubre, es el más alto desde 2006.

“El presidente ha dejado claro que México debe hacer más”, dijo Pence, quien se reunió en la Casa Blanca con el canciller Marcelo Ebrard, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, y el secretario de Seguridad Interior, Kevin McAleenan, a cargo de la política migratoria.

Con información de Reuters y AFP