6 de diciembre 2022 | 5:00 am

 

Durante noviembre pasado, la confianza del consumidor sorprendió al alza, ahuyentando paulatinamente los temores inflacionarios.

Sin embargo, aún persiste preocupación por la situación económica del hogar en el futuro.

De acuerdo con datos desestacionalizados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) creció 1.52% en el penúltimo mes del 2022.

 

ICC

Puedes leer: ¿Qué billetes saldrán de circulación en 2023, según Banxico?

Este aumento significó el mejor resultado en los últimos 12 meses, manifestando que la incertidumbre que permeó a las familias mexicanas en casi todo el año se diluye.

Para Monex, una de las señales positivas es la percepción que tiene el consumidor sobre la evolución de los precios.

Mejoró por tercer mes consecutivo, lo que en cierto grado fortalece la idea de que las presiones inflacionarias son menores a las que se enfrentaron durante la primera mitad de 2022

asegura en grupo financiero.

Solo cae un componente

De los cinco componentes del ICC, solamente uno registró una caída mensual durante noviembre de este año.

Te puede interesar: Inclusión digital elevaría PIB nacional hasta un 14%, estima investigación de Diputados

El subíndice referente a la situación económica del hogar dentro de 12 meses, respecto a la actual, disminuyó 0.12%, tras un aumento de 0.48% en el mes previo.

Mientras el mayor incremento se dio en la percepción sobre la situación económica del país hoy en día comparada con la de hace un año, con una variación de 3.72%, después de seis meses con contracciones.

Alicientes al consumo

Según Banorte, el sentimiento del consumidor mejoró por varios factores, como la moderación en los precios del componente no subyacente, al menos en la primera mitad del mes, impulsado por una caída en el gas LP, y la consolidación en niveles elevados de la movilidad, dejando atrás los estragos de la pandemia.

También favorecieron los descuentos de fin de año, un potencial impulso previo a la Copa del Mundo de la FIFA 2022 y la apreciación del peso frente al dólar, mostrando un desempeño bastante positivo en el último par de meses.

No obstante, el grupo financiero señala que la inflación subyacente sigue presionada, mientras que las alzas del Banco de México (Banxico) podrían estar nublando el panorama hacia delante.

También leer: Banxico perfila menores subidas a la tasa de interés, mientras arrecia la inflación subyacente

Continúan riesgos

Monex espera que, al margen, el crecimiento de la economía siga siendo positivo en este cierre de año.

Pero considera que los riesgos de una contracción en el primer trimestre del 2023 son significativos, con efectos que podrían extenderse al resto del año.

Independientemente, tras la cuantiosa revisión a las que se sometieron recientemente las cifras del PIB, es probable que la variación de todo el año sea de 3.00% frente a 2022

concluye Monex.

Advertisement