3 de abril 2020 | 9:55 am

En la última reunión de política monetaria, celebrada vía remota, la Junta de Gobierno de Banco de México, coincidió en que la política más eficiente para responder a la coyuntura actual, en la que la economía  se ve amenazada por la pandemia del COVID-19, es la fiscal.

En la reunión, la Junta acordó por mayoría reducir la tasa en 50 puntos base a 6.5%, en esta ocasión el subgobernador Javier Guzmán fue el disidente, al votar por una baja de solo 25 puntos base, de acuerdo con la minuta de la reunión

A la reunión también asistieron en esta ocasión, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera y el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, que no tienen voz ni voto. La reunión se llevó a cabo antes de lo agendado ante la volatilidad que ha afectado a los mercados financieros a causa de la propagación del COVID-19.

La mayoría de la Junta de Gobierno, indicó que la política fiscal es la más eficiente para enfrentar la actual coyuntura, y un integrante señaló la la importancia de acciones orientadas a atacar las causas fundamentales de la crisis, es decir, el problema de salud pública. Indicó que es difícil esperar una disminución significativa de la incertidumbre en los mercados mientras no exista la percepción de progresos importantes en esta dirección.

En este sentido, la mayoría hizo referencia a la posibilidad de aplicar medidas fiscales que atiendan las necesidades del sector salud y que brinden apoyos a la población, negocios y sectores más afectados.

La Junta está compuesta por el gobernador Alejandro Díaz de León y los subgobernadores, Irene Espinosa, Gerardo Esquivel, Javier Guzmán y Jonathan Heath.

Algunos integrantes mencionaron que, en virtud de las limitaciones que enfrentan las finanzas públicas, lo anterior está sujeto a una reorientación del gasto público que considere cuidadosamente las áreas de asignación prioritarias.

En este contexto, la mayoría de los integrantes indicó que la capacidad de la política monetaria para mitigar la caída de la actividad económica que podría observarse es limitada.

Uno dijo que ello se debe a que el canal de crédito del mecanismo de transmisión de la política monetaria es poco efectivo en México debido a la baja inclusión financiera y en el caso de choques de oferta. Sin embargo, afirmó que la reducción de la tasa de referencia manda una señal importante de compromiso con el reto económico que se está enfrentado.

Para Banco de México un contagio del COVID-19 mayor al esperado, es el mayor riesgo para la economía mundial.

Un miembro de la Junta, señaló que, manera simultánea se deben implementar otras medidas que permitan evitar un daño severo al aparato productivo y al sistema financiero, y que esto permitiría una recuperación rápida una vez que el choque se disipe. Enfatizó que la magnitud y naturaleza de la crisis requiere de acciones en varios frentes y que la política monetaria solo es un instrumento y no el más importante.

En este contexto, algunos integrantes indicaron que los hogares enfrentarán una contracción en sus ingresos y tendrán menos oportunidades de gasto. Uno comentó que la experiencia de la epidemia del A (H1-N1) en 2009 muestra que las mayores afectaciones pueden presentarse en algunos rubros de los servicios, como los educativos, restaurantes, turismo y transporte. Añadió que las empresas enfrentarán retos significativos, como menores ingresos y una elevada incertidumbre sobre la demanda de sus bienes o servicios, lo cual puede  ocasionar problemas de solvencia y desempleo.

El voto disidente

Por su parte, el subgobernador, Javier Guzmán, argumentó que, con un escenario difuso para la inflación y un elevado nerviosismo en los mercados financieros, era preferible una disminución de 25 puntos base para la tasa de referencia.

En un entorno rápidamente cambiante, la política monetaria debe ajustarse en el momento y magnitud que se requiera, y el banco central debe continuar contribuyendo a propiciar condiciones ordenadas en los mercados financieros internos y en el cambiario. Sin embargo, debe tenerse presente que para superar la crisis es indispensable adoptar las acciones procedentes en los ámbitos de salud pública y fiscal

dijo, Javier Guzmán.