infraestructura energética

11 de junio 2020 | 12:25 pm

La crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19 profundiza la racha negativa en la que se encuentra la actividad industrial en México y corre el riesgo de pasar de una recesión a una depresión, según la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Para evitar que la actividad industrial entre en depresión, es necesario instaurar un programa de política industrial contingente, pues este rubro se encamina a sufrir una contracción de 9% en 2020, aún con la entrada en vigor del T-MEC, señaló el presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la Concamin, José Luis de la Cruz.

La recesión de la industria mexicana está exacerbándose (…). Sin un programa de política industrial contingente, el riesgo que estamos viendo es que al cierre de este año, la economía mexicana, en la parte industrial, enfrente una caída de entre 9 y 10%, lo cual evidentemente después de dos años de tasas negativas, implicaría pasar de una recesión a una depresión económica en la parte industrial que representa la tercera parte de la economía mexicana,

subrayó de la Cruz.

Las observaciones del directivo se dieron luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que en abril de este año la actividad industrial se desplomó 29.6% a tasa anual, su caída más profunda desde que se tiene registro.

Según la Concamin, México puede revertir la situación y para ello plantea crear programas de reactivación en los subsectores involucrados y el gobierno.

En los primeros 17 meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la actividad industrial promedia una caída de 3.7%; mientras que con Peña Nieto hubo un ligero crecimiento de 0.3%, y con Calderón de 0.7%, en el mismo lapso de tiempo.

La vía para la recuperación del sector es la inversión y deberá estar focalizada a sectores que “funcionaban bien” como la fabricación de equipos de transporte, que acumula una caída de 27.3% en los primeros cuatro meses del año.

Existe una afectación estructural para la actividad industrial, la capacidad potencial de la industria mantiene su tendencia a la baja, esto implica que requiere de inversiones importantes,

planteó de la Cruz.

Sin embargo, para incentivar la inversión se debe dar certidumbre a través del respeto al estado de derecho, indicó el organismo.