30 de marzo 2020 | 11:17 am

Alsea, a raya

Ahora que Alsea, de Alberto Torrado, comunicó un ‘mal ejemplo’ con la decisión de mandar un mes a su casa a una buena parte de sus empleados sin goce de sueldo, al tratar de aclarar el punto le salió mucho peor.

Ahora la cadena mexicana de restaurantes y cafeterías tendrá que enfrentar a las autoridades laborales. Pero no precisamente en México, donde la más ausente del gabinete en toda la contingencia, por cierto, es Luisa María Alcalde, la titular de la Secretaría del Trabajo, sino más bien en España, el segundo país más importante para Alsea con 1,070 establecimientos y cerca de 22,000 empleados que se quedaron sin trabajo y salario por el estado de alerta que el gobierno ibérico ordenó y que involucró el cierre de bares y restaurantes para tratar de frenar la propagación del coronavirus.

Sin embargo, los reguladores detuvieron la solicitud y ahora le piden a la compañía mexicana que reabra el servicio de entrega a domicilio que sí está permitido y que supondría la recuperación de algunas plazas de trabajo y del ingreso de los trabajadores. ¿Será que en México se podría buscar una alternativa más ahora con las criticas públicas del propio presidente López Obrador a la decisión de Alsea?

Otra pregunta es cuántos salarios puede recuperar la familia Torrado si, por ejemplo, este año cancelara su participación en la tradicional Carrera Panamericana que se corre en México desde hace 70 años.

Asesores en inversiones, mal y de malas

Y sino fuera suficiente con las pronunciadas caídas de los mercados bursátiles, la creciente volatilidad, y el fantasma de despidos que ya comienza a flotar en varias areas, ahora una parte del gremio tiene otro motivo para sufrir. Y es que por ley, cada tres años los asesores en Estrategias de Inversión, que son los que atienden y aconsejan a los clientes de las casas de bolsa, deben de renovar su licencia mediante un examen que desde hace 15 años aplica la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), que encabeza Álvaro García Pimentel Caraza.

La prueba, que muchos aseguran es muy rigurosa, es presencial y ante la contigencia sanitaria, el proceso tuvo que suspenderse hasta nuevo aviso dejando a muchos asesores con su licencia vencida o por vencer lo que en automático, y por ley, les prohibe seguir atendiendo clientes, y a sus casas de bolsa con una preocupación mayúscula ya que a estas alturas un cambio de asesor, por el motivo que sea, espante todavía más a los clientes. La AMIB ya analiza opciones en línea para subsanar una parte de esta problemática.

Confianza por los suelos

Tal fue el impacto de la actualización de la caída estimada para este año de la economía mexicana por parte de Gabriel Lozano, el economista de JP Morgan, que muchos perdieron de vista los motivos detrás de una baja de -1.8% a -7.0% que se fraguó en cuestión de días.

La continúa caída en los niveles de popularidad del presidente AMLO, que era su principal fortaleza, tocaron su nivel más bajo desde el inicio formal del sexenio y es probable que sigan bajando, ya que la caída tan pronunciada de la actividad económica afectaría a los segmentos más vulnerables que son quienes más apoyan al primer mandatario.

Y habría que sumar la falta de una estrategia de choque para amortiguar los efectos de la desaceleración, lo que explica el derrumbe de más de 35% estimado para el segundo trimestre.

Pero todavía hay otro elemento actual y que además limitaría una potencial recuperación de la economía nacional; la consulta ciudadana para cancelar la planta que Constellation Brands en Mexicali que no sólo tuvo una respuesta muy negativa de los organismos empresariales, sino que ahondó todavía más la falta de confianza de parte de los inversionistas, elemento que trascenderá por mucho tiempo.