30 de octubre 2020 | 5:00 am

Por: Juan Ignacio Corcuera*

En la primera entrada de este nuevo blog compartí las principales características de las inversiones socialmente responsables, así como las tres métricas que se toman en cuenta para calificar, en términos de responsabilidad social a una empresa. En esta publicación intentaré explicar brevemente cómo diferenciar los productos de inversión que incorporan una metodología de ESG en su estrategia.

Comenzaré por cómo es que un inversionista puede incorporar estos factores en su portafolio.

A los inversionistas que manejan su estrategia les recomiendo hacerlo de manera pasiva, ya que, de esta forma, el tiempo que dedicarán a invertir y a mantener su inversión será mucho menor. Ahora bien, asumiendo que ya cuentan con una estrategia de este tipo, es muy sencillo comenzar a incorporar los productos que tienen un enfoque socialmente responsable de ESG.

Hoy es muy sencillo sustituir un producto en el que ya invierten, por otro con la misma exposición, pero que utilice filtros de ESG. Por ejemplo, si se utiliza un fondo o ETF para invertir en la bolsa de Estados Unidos o en la Bolsa Mexicana, es muy sencillo encontrar varias opciones para hacerlo, pero con un enfoque socialmente responsable.

Para llevar a cabo esta transición, recomiendo investigar en la página del proveedor de ETFs o fondos de tu preferencia, y buscar la oferta de productos con enfoque ESG que tengan.

Esta puede ser una tarea laboriosa, por lo que recomiendo comenzar revisando sólo un par, como BlackRock o Vanguard, ya que cuentan con una oferta muy amplia en México. Posteriormente, de manera continua, monitorear cada vez más, y más de cerca, para así conocer la oferta existente y no perder la oportunidad de invertir en un producto que pueda ser adecuado para su estrategia.

Una vez ubicados estos productos puede resultar algo confuso comprender la metodología ESG que utilizan las distintas operadoras en sus fondos.

Esto se debe a que no todas las operadoras utilizan la misma metodología, o en caso de que sí, no las llaman igual, por lo que procederé a explicar las más utilizadas, que seguramente encontrarán cuando busquen estos productos.

Las tres metodologías

A grandes rasgos se encontrarán tres metodologías que utilizan las operadoras, las cuales puedes utilizar para incorporar los factores de ESG en tu portafolio.

Éstas varían en función a la magnitud en la que un inversionista desee invertir en empresas socialmente responsables. Para simplificar, los ubicaremos como inversionistas con alta, media o baja exposición a empresas socialmente responsables.

Para aquellos inversionistas que deciden optar por un enfoque conservador frente a estos factores de ESG, recomiendo utilizar los productos con baja exposición. Estos, por lo general, únicamente aplican un ‘filtro negativo’. Este toma empresas con un índice, por ejemplo, el S&P 500, que brinda acceso a las 500 empresas más grandes, en términos de capitalización de mercado de Estados Unidos.

Este filtro negativo deja fuera a las empresas que participan en actividades controvertidas como la venta de armas, alcohol o tabaco, o empresas que obtengan ingresos por combustibles fósiles y aquellas que no estén afiliadas a los principios de desarrollo sostenible de la ONU. Gracias a este filtro no invertirás en las 500 empresas que sigue el índice, sino que al eliminar a estas empresas  sólo invertirás en aquellas que no fueron excluidas por este filtro negativo.

El inversionista que busque una exposición media puede dar un paso más allá y no conformarse con invertir en productos que únicamente utilicen este filtro negativo. Pueden incrementar su inversión en fondos que, además de utilizar este filtro, sobreponderan su inversión en las empresas que cuenten con una calificación positiva en factores ESG y reducir su participación en aquellas que tengan bajas calificaciones y altas emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Por último, los inversionistas que busquen una alta exposición a estos factores, pueden encontrar los fondos denominados comúnmente como “fondos de impacto social”.

Estos, además de utilizar el filtro negativo elevan la sobreponderación a empresas con las mejores calificaciones en factores de ESG al siguiente nivel, ya que seleccionan al grupo selecto de empresas con la mejor calificación de su grupo, e invierten únicamente en aquellas que obtuvieron una calificación excelente.

También invierten en las empresas cuyo modelo de negocio está enfocado en solucionar un problema en relación a factores ESG, como podría ser una empresa de energía renovable o de control de deshechos, entre otras.

Si tienes alguna duda, escríbeme en Twitter y con mucho gusto te ayudaré a resolverla.

*Juan Ignacio Corcuera se desempeña como analista de Gestión Patrimonial en Grupo Bursátil Mexicano (GBM), en donde analiza activamente el mercado para encontrar oportunidades e implementar estrategias de inversión para potenciar el ahorro de los mexicanos y ayudarlos a llevar a cabo la transición de ahorradores a inversionistas.

Twitter: @IgnacioCorc

Este texto es un blog de opinión. Su contenido es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la postura de EL CEO.

Más entradas del blog

¿Cómo ser un inversionista socialmente responsable?