Casas inteligentes

5 de noviembre 2018 | 5:00 am

Advertisement

La penetración de la tecnología en la vida cotidiana está abriendo la oportunidad de desarrollar productos innovadores en el mercado inmobiliario.

Algunos desarrolladores hacen uso de la tecnología de tal forma que ahora es posible adquirir una vivienda de no más de un millón de pesos, que se puede controlar a través de un dispositivo móvil.

En 2011, la empresa mexicana IKON, basada en Monterrey, comenzó a explorar el nicho de las casas inteligentes ante la necesidad de hacer rentable una empresa de reciente creación que competía con desarrolladores de vivienda consolidados como Javer, también originaria del norte del país y que reportó 531.1 millones de pesos de utilidad neta en el tercer trimestre de 2018; y ARA que colocó 3,187 viviendas en el periodo de julio a septiembre.

Ikon buscaba marcar la diferencia.

La estrategia fue adquirir la licencia exclusiva de operación en México de Insteon, un sistema inteligente que permite controlar los aspectos operativos de una vivienda; desde luces, climatización, hasta accesos y seguridad.

Nosotros cuando hablamos de casas inteligentes, éstas deben hacer cuatro cosas: automatizar, administrar, integrar y controlar

 Jesús de Hoyos, cofundador de IKON

Desde entonces y a la fecha comenzaron a desarrollar casas en Chihuahua, Cancún y Monterrey.

IKON incluye también el elemento de sustentabilidad en los desarrollos, ya que todas las unidades cuentan con paneles solares, lo cual según sus estimaciones permite ahorros de hasta un millón de pesos al año.

Esa es una característica que comparte con otro competidor al sureste del país: Vinte

La desarrolladora de vivienda enfocada en segmento medio y residencial se encuentra trabajando en un prototipo de “casa híbrida”, que reduce el consumo de energía eléctrica a través de tecnología fotovoltaica.

También baja el consumo de gas a través de la instalación de calentadores solares y cocinas de inducción magnética, aportando mayor ahorro a los compradores.

Según sus estimaciones, este producto puede reducir 25% las emisiones de dióxido de carbono.

En el caso de Vinte, la mayor interconectividad se da fuera de la casa, ya que dentro de algunos desarrollos han construido “granjas solares”, un conjunto de paneles fotovoltaicos que suministran electricidad al alumbrado público, así como un sistema que permite medir en tiempo real el consumo de agua.

Falta democratizar

Al 2018, según Statista, el mercado de vivienda inteligente asciende a 48,710 millones de dólares y estima que en 2022 el volumen de mercado alcanzará los 121,960 millones de dólares a nivel global.

En México, el mercado es valorado en 216 millones de dólares. Otras empresas como kupiix, domótica o Iktan Corp también exploran esta industria.

Los expertos de Ikon y Vinte coinciden en que uno de los principales retos para estos desarrollos son por un lado el desconocimiento en el mercado, ya que al ser nuevo, los compradores pueden tener dudas acerca de los beneficios.

El segundo reto tiene que ver con la rentabilidad. De acuerdo con De Hoyos, en 2011 el costo de la instalación de esta tecnología no permitía que se instalará en viviendas de bajo costo, por lo cual el mercado se reducía a compradores de mayor poder adquisitivo.

El rango de precios de instalación de Insteon puede ir según los servicios adquiridos de 31,000 a 350,000 pesos.

Sin embargo, la estrategia de IKON y Vinte es acercar la tecnología a un segmento más bajo.

En el caso de IKON, las propiedades van desde 735,000 pesos hasta los cuatro millones de pesos; el objetivo es poder desarrollar vivienda inteligente de interés social.

De acuerdo con el directivo, este producto está pensado para personas familias o compradores con ingresos mancomunados de alrededor de 20,000 pesos mensuales.

Mientras que con Vinte, el producto se colocará con un costo estimado de 570,000 pesos, aseguró el gerente de Innovación y Desarrollo, Tobias Contreras.

Cualquier innovación la planteamos primero en el producto de menor costo, si funciona ahí, funciona en cualquiera. Además logras hacer que la gente adquiera tecnología que por sus propios medios es menos probable que lo haga

Tobias Contreras, gerente de Innovación en Vinte

De acuerdo con el gerente de Innovación, el objetivo es “lograr transferir los beneficios a las personas que lo requieren.

Aunque ambas empresa se están expandiendo en este mercado, aún no es un producto masivo. El prototipo de casa híbridas de Vinte será de 112 unidades de vivienda.

IKON tiene actualmente un inventario de alrededor de 570 unidades de las cuales el 30% ya se han colocado.

Tecnológicas al rescate

A los gigantes de la tecnología este mercado tampoco les es indiferente. Durante octubre, Amazon participó como inversionista en una ronda de financiamiento de 50 millones de dólares para la empresa alemana de climatización doméstica inteligente, tado°.

Y es un mercado en el que está poniendo énfasis. En su tercer reporte trimestral, Amazon declaró que la cantidad de dispositivos inteligentes para el hogar que son compatibles con Alexa se ha quintuplicado a más de 20,000 dispositivos de más de 3,500 marcas.

Además continúan mejorando su operatividad.

Reportaron mejoras como Guardia de Alexa, que ayuda a mantener seguros los hogares de los clientes cuando están lejos; Alexa Hunches, que permite detectar cuando los dispositivos inteligentes conectados no están en su estado habitual; y la configuración sin frustración, diseñada para facilitar la conexión de nuevos dispositivos domésticos inteligentes a wi-fi.

En el caso de Google, la venta de dispositivos para el hogar también le ha generado alegrías.

Según la información de su reporte al tercer trimestre, los ingresos calificados como “otros” que incluyen la venta de software, sumó 4,640 millones de dólares, 29% más que lo reportado en el mismo periodo de 2017.

Advertisement