29 de noviembre 2020 | 5:00 am

El 27 de noviembre, una corte federal de apelaciones rechazó una solicitud de la campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para impedir que el mandatario electo Joe Biden sea declarado ganador del estado de Pensilvania, lo que representa otro revés significativo para el intento de Trump de anular los resultados de la elección del 3 de noviembre.

El mandatario ya dijo que dejará la Casa Blanca si el consejo electoral así lo decide y, mientras eso pasa, su empresa inmobiliaria Trump Organization se encuentra en complicaciones económicas y bajo investigación.

A inicios de noviembre, The New York Times publicó que los registros fiscales del todavía presidente muestran signos de dificultades financieras, tras pérdidas millonarias en ingresos durante el tiempo que estuvo en el cargo y que sus hijos mayores dicen que la empresa familiar ha perdido docenas de posibles acuerdos en todo el mundo.

Tras ganar las elecciones en el 2016, Trump se negó a vender su participación en la empresa familiar, a cambio puso en marcha una estrategia para eliminar conflictos de interés, la cual consistió en renunciar a nuevos acuerdos fuera de los Estados Unidos y contrató a un asesor de ética. El principal golpe fue para los planes de expansión en China.

Otros medios estadounidenses como The Real Deal indican que en corto plazo el problema más urgente de la empresa es la deuda que actualmente asciende a 300 millones de dólares y que vence en los próximos cuatro años, mientras que Forbes fijó la deuda de la compañía en más de mil millones de dólares.

A eso se suma el impacto que ha tenido la pandemia en varios segmentos inmobiliarios, particularmente el hotelero, parte central de la empresa. De acuerdo con The Real Deal, los complejos turísticos y campos de golf de Trump Organization despidieron a más de 1,300 empleados en marzo y abril.

Además, la empresa enfrenta las investigaciones de los fiscales de Nueva York. La oficina del fiscal de distrito de Manhattan investiga a Trump Organization por una serie de posibles delitos financieros y busca sus declaraciones de impuestos.

Se trata de una investigación civil sobre las sospechas de que la empresa declaró incorrectamente sus activos, posiblemente para reducir impuestos u obtener préstamos.

La cadena CNN señaló que la investigación fue ampliada para incluir cancelaciones de impuestos que involucran millones de dólares en honorarios de consultoría.

De acuerdo con su información, los investigadores de la oficina del fiscal de distrito de Manhattan, que está llevando a cabo una amplia investigación criminal, y la oficina del fiscal general de Nueva York, que tiene una investigación civil en curso, han citado a la Organización Trump en busca de registros relacionados con los honorarios de consultoría.

Con información de Reuters