fbpx
Daniel V

7 de marzo 2019 | 5:00 am

Fue la inspiración para uno de los personajes que Martin Scorsese decidió incluir en su película de 2014, El Lobo de Wall Street, pero es también un importante empresario estadounidense y piloto semi-profesional de carreras. Hoy, Alan Wilzig vendió su casa de Nueva York en 12,650,000 dólares, nada nuevo hasta saber que el precio original del inmueble era de 44 millones de dólares.

De acuerdo con un artículo de The Wall Street Journal, Wilzig reconoció que la diferencia entre el costo original y el final de su antiguo hogar, ubicado en Manhattan, tiene que ver más con una estrategia de elevación exagerada de los precios que con la desaceleración en el mercado de bienes raíces de lujo de La Gran Manzana.

Según Alan Wilzig, hasta hace poco no había considerado poner en venta la propiedad, hasta que encontró motivación en una ola de precios agresivos que notó en el área.

“Quería ver si algún multimillonario chino quería vivir en Tribeca lo suficientemente mal”, ironizó en entrevista con el medio estadounidense.

El también banquero, personificado en el filme de Scorsese como el responsable de presentar al exbroker Jordan Belfort con su segunda esposa, compró la residencia de 6,500 metros cuadrados, ubicada en el número 7 de la calle Hubert, en 3,350,000 dólares y gastó 1,500,000 dólares en remodelaciones.

El inmueble, vendido a una familia brasileña de acuerdo con la firma Douglas Elliman, cuenta con cuatro habitaciones, una sala con chimenea de ónix, un patio de aproximadamente 800 pies cuadrados y un spa.

Cuando se ofreció en venta por primera vez, “la casa llamó la atención por ciertas características como barandales de cocodrilo y un acuario de 550 galones lleno de peces koi, pero Wilzig reveló que después modificó la decoración para atraer a un grupo más amplio de compradores”, destaca The Wall Street Journal.

Otra de las razones que llevó a Wilzig a vender la residencia es que este pasa más tiempo en su granja de Taghkanic, Nueva York, en la que construyó una pista de carreras de casi 7,500,000 dólares, la mitad del costo total de la propiedad, de 15 millones, comentó el empresario al medio especializado en 2016.

En la actualidad, señala el artículo, Alan Wilzig está buscando un nuevo lugar donde vivir en el que pueda pagar entre 20,000 y 25,000 dólares por mes, aliviado por separarse de la casa, “ya que le da más libertad financiera”.