segunda vivienda

7 de mayo 2022 | 5:00 am

Advertisement

El poco dinamismo que se presente en el crédito a la vivienda durante este año provendrá de las personas que tengan la posibilidad de adquirir su segunda vivienda y de efectuar esta compra, la mayoría lo hará a través de un financiamiento institucional. 

Marissa González, economista senior de BBVA, explicó que de las personas que compraron una primer vivienda durante 2014 y 2021 solo el 38.1% se auxilió de un financiamiento, mientras que para comprar la segunda aumentó a 58.4%

Otra fuente de financiamiento a la que acudieron los mexicanos para conseguir un segundo inmueble fue con recursos propios con el 46.1%; mientras que para la compra de la vivienda principal el 68.3% de las personas se apoyó en sus propios medios.

Ante este escenario, la adquisición de una segunda vivienda aumentó 15.5% entre 2014 y 2020, un nivel por encima del 9.4% que representa a quienes adquirieron un hogar por vez primera, pero por debajo del parque habitacional, que se situó en 18%.

Esto significa que los hogares no solo adquirieron un segundo hogar, sino hasta una tercera vivienda durante esos seis años

declaró Marissa González en conferencia al presentar el informe Situación Inmobiliaria en México (1S2022)

No te pierdas: Crédito a la vivienda perderá dinamismo ante alzas en tasas y commodities

Motivos para adquirir otra vivienda

De acuerdo con Marissa González, los principales motivos por los que se decidió adquirir una segunda vivienda se encuentran el crecimiento de la familia y la cercanía con esta; el segundo lugar lo ocupa la inversión y la tercera posición se inclina al aprovechamiento de un crédito.

El financiamiento promedio que lideró la compra de la segunda vivienda durante 2014 y 2020 fue por parte de las instituciones privadas de crédito; seguido de los institutos públicos y Fovissste.

De esta demanda, el 11.9% representa la vivienda media y residencial, un porcentaje que estaría dispuesto a invertir desde 150,000 pesos hasta más de 3 millones.

(Para lo que resta del año), se espera que haya una demanda futura, la cual podría alcanzar hasta 9 millones de viviendas, pero solo el 35% de ellas serían para adquisición

detalló la economista.

En tanto, la economista apuntó que para el 2030 se podrían demandar cerca de 450,000 viviendas con precios superiores a los 700,000 pesos

También lee: Millennials y Generación X compran menos viviendas en los últimos cinco años